viernes, 18 de agosto de 2017 10:57
Politica

Betoret se conformó en la causa de los trajes porque se lo dijo Francisco Camps

|

Betoret


El exjefe de gabinete de la Agencia Valenciana de Turisme (AVT) Rafael Betoret ha afirmado este lunes que "siempre" ha actuado bajo las órdenes de la exconsellera de Turisme y expresidenta de las Corts Valencianes Milagrosa Martínez, a quien le daba "cuenta" de su trabajo y a quien también le comunicaba "todo" antes de tomar cualquier decisión. Precisamente fue Martínez la que, según ha dicho, le indicó que el expresidente de la Generalitat Francisco Camps quería que se le diera "mucha importancia" a la feria de Fitur.


Betoret se ha pronunciado en estos términos en su declaración en el juicio por la pieza 3 caso Gürtel, relativa a presuntas irregularidades en contrataciones de la extinta Conselleria de Turisme con Orange Market para las ediciones de la feria Fitur de los años 2005 a 2009, por la que se enfrenta a 11 años de prisión y 28 de inhabilitación por malversación continuada, falsedad en documento oficial y prevaricación. En este procedimiento hay 13 acusados, entre ellos, las exconselleras de Turisme Milagrosa Martínez y Angélica Such.


Rafael Betoret, quien ya fue condenado a pagar una multa de 9.600 euros por la conocida 'causa de los trajes' dentro del caso Gürtel, ha afirmado que comenzó a trabajar en la AVT en 1992, y en 2004 Martínez le nombró jefe de gabinete de Turisme. En su cargo se limitaba -ha insistido-- a cumplir "órdenes" e "indicaciones" de Martínez: "Le daba cuenta de mi trabajo. Trataba asuntos directamente con ella, le comentaba lo que había gestionado". Así, ha negado que tomara alguna decisión sin que la conociera o amparara Martínez. "Nunca tomaba ninguna decisión de cualquier evento o acto", ha insistido.


En esta línea, el acusado, provisto durante el interrogatorio de diferente documentación que ha situado encima de la mesa, ha afirmado que él, por su cargo, no podía dar órdenes, sino que se encargaba de trasladar a los jefes de área las instrucciones que le proporcionaba Martínez. "Cuando hablaba yo y me hacían caso era porque sabían que transmitía una orden de la consellera", ha apostillado.


Betoret ha agregado, en relación con Fitur, que la consellera le dijo "de forma expresa y directa" que el entonces presidente Camps le había encargado que a la edición de la feria de 2005 se le diera "mucha importancia", con lo que le encargó que todo "saliera bien". Para asegurarse de este acometido, cuando se adjudicó el contrato a Orange Market, le pidió que concertase una comida con el responsable de la mercantil, Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', para hablar del asunto y transmitirle la "importancia" de que "todo saliera bien".


De esta forma, quedaron a comer en el CdT los tres, "en un comedor público", y durante el encuentro se trataron "temas políticos y el interés del presidente, que estaba muy interesado en dar a conocer la imagen de la comunidad en Fitur". Betoret ya conocía a Pérez, a quien la consellera le pidió que le recibiese tras solicitar un encuentro antes de convocar Fitur.


"A Pérez lo conocí a principios de octubre de 2004 porque la consellera -ha reiterado- delegó en mí que lo recibiese. Vino con la intención de presentar su empresa para ver sus posibilidades de colaboración con AVT. Ahí me presentó Orange Market", ha dicho. En el encuentro hablaron de Fitur, pero ha negado que le facilitara pliegos o planos de la feria. La siguiente vez que lo vio fue cuando ya tenía adjudicado el concurso. "Una vez adjudicado Fitur mantuve una reunión urgentísima para poner en marcha todo", ha agregado.


"AMIGO DEL ALMA" 


Betoret ha descrito su relación con 'El Bigotes' como "cordial": "Somos dos personas bastantes abiertas de carácter. Me parece una persona muy atenta, servicial, educadísima", ha dicho, y al ser preguntado por si había cierta amistad entre ellos, ha respondido: "Amistad de ser mi amigo del alma, no". Precisamente esta expresión de "amiguito del alma" la utilizó Camps en una conversación que se le intervino con Pérez en unas Navidades de 2008.


En otro momento del interrogatorio, a Betoret se le ha preguntado por su relación con los presuntos cabecillas de la trama, junto a Pérez: Francisco Correa y Pablo Crespo. Sobre el primero ha dicho que lo conoció en la puerta de un restaurante y se lo presentó 'El Bigotes'; y al segundo en una cafetería en Fitur 2005. El acusado ha añadido que no los vinculó con Orange Market puesto que no sabía donde trabajaban: "Mi educación me impidió preguntarle quién era", ha afirmado en referencia a Crespo.


En este punto, la fiscal le ha recordado que en el año 2011 se conformó y fue condenado por aceptar como regalo unos trajes de directivos de la trama Gürtel. A este respecto, el acusado ha aprovechado para aclarar su condena por la conocida causa de las trajes, en la que tanto él como el exvicepresidente del Consell Víctor Campos asumieron su responsabilidad y fueron condenados a pagar una multa de 9.600 euros. Otros dos acusados, el expresidente de la Generalitat Francisco Camps y el ex secretario general del PPCV Ricardo Costa, llegaron a juicio y fueron absueltos.


"ENGAÑADO VILMENTE" 


Betoret ha aclarado que se conformó con los hechos que se le imputaban porque se lo dijo Francisco Camps, y ha lamentado que le engañaran "vilmente". En esta línea, ha aseverado que aceptó los hechos que se le imputaban porque quería evitarse "todo esto" del juicio que ahora está "sufriendo".


Así, ha dicho que su entonces letrado le comentó que era "mucho más barato" pagar la multa que le pedían, de 9.600 euros, que lo que le podía costar un juicio. A parte de ello, ha señalado que para conformarse, le engañaron "vilmente" al trasladarle que todas las partes del proceso habían llegado a ese acuerdo.


"Me negué hasta última hora, pero al final firmé porque Camps me dijo que firmase, y yo firmé. Yo me conformé, pero hay una diferencia entre que me conformase y que fuera cierto lo que se me imputaba", ha agregado. Al respecto, preguntado por los trajes que devolvió en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) y que fue los que presuntamente recibió de la trama, ha dicho que tuvo que sacar de su armario sus trajes y abrigos y quitarles las etiquetas par que no vieran que no eran de Milano, la marca elegida por Gürtel.


CRITERIOS, VILLALONGA 


Por otro lado, a Betoret se le ha interpelado por el cambio de criterios para adjudicar Fitur 2005, por los que se aumenta el peso subjetivo y disminuía el apartado económico. Al respecto, ha señalado que de procedimientos administrativos y de cuestiones técnicas no tenía "ni idea". Sobre los cambios, los ha atribuido a la subsecretaria de la conselleria Isabel Villalonga. "Los cambios tuvieron que partir de Villalonga, estoy convencido", ha aseverado.



Seguidamente, él transmitía las órdenes a los jefes de área: "Soy muy servicial y si la consellera me lo mandaba, tenía que hacerlo", ha afirmado. Con todo, ha resumido que él tuvo un papel "muy relevante" en Fitur porque estaba "muy preocupado" en seguir las instrucciones de Martínez, que era que "saliera todo perfecto", pero ha negado irregularidades o haber facilitado información a Orange Market antes de las adjudicaciones.


COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil