martes, 12 de diciembre de 2017 18:49
Opinión

LOS SINDICATOS TIENEN UN PROBLEMA EN CATALUNYA

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Los dos grandes sindicatos españoles, Comisiones Obreras y UGT tienen un gravísimo problema en Catalunya. En los últimos días, como consecuencia de la durísima campaña electoral que se está “ disputando a vida o muerte” en la Comunidad catalana se ha puesto en evidencia, que las direcciones nacionales de los sindicatos toman caminos divergentes con respecto a las “también” direcciones nacionales catalanas.


La dureza con que se pronunciaron contra el independentismo de Artur Mas, tanto Ignacio Ferandez Toxo como Cándido Méndez, nada tiene que ver con el territorio del “si pero no” en el que se movieron inmediatamente Joan Carles Gallego y especialmente Josep Maria Alvarez, un ugetista que lleva sentado en el sillón de mando sindical desde 1990 ó sea, la friolera de 25 años, en los que ha permitido la afiliación indiscriminada al sindicato socialista catalán, y digo socialista porque lo fundó el mismo Pablo Iglesias que también fundó el PSOE, de media Esquerra Republicana, que ahora es el grupo de poder que maneja los hilos del sindicato, aproximándolo cada vez mas al derecho a decidir y a la independencia del estado español.


Ya las medallas de oro que en su día les otorgó el Govern de la Generalitat provocó la hilaridad de mucha gente y el cabreo de los históricos de ambos sindicatos, que han visto luego, como sus recelos se han escenificado en “complicidades “ políticas con unos dirigentes de Convergencia que se sumaron de forma entusiasta a la reforma laboral del Gobierno del PP y que ahora reniegan públicamente de esa alianza.


Los socialistas catalanes del PSC, ya no entienden a Alvarez, que supo guardar las apariencias cuando José Montilla era el President de Catalunya, porque, entonces le convenía, y además en el Tripartito estaba Esquerra Republicana, no lo olvidemos, pero que, ahora, en las horas mas bajas del partido de Iceta y Carmen Chacón, ha soltado, sin ninguna clase de escrúpulos las amarras de la historia y se ha tirado, con unas siglas que no le pertenecen, en brazos de la burguesía independentista y corrupta, de la que lo espera todo “personalmente” tras la cita electoral del 27 de Septiembre.

En resumen, por estas y muchas mas razones, uno cree sinceramente que los sindicatos españoles tienen un problema en Catalunya y que bien harían en hacérselo mirar inmediatamente.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil