viernes, 18 de agosto de 2017 18:32
Opinión

LA ESTRATEGIA INDEPENDENTISTA

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Cuando la campaña electoral llega a su fin, los líderes que promueven la independencia de Catalunya de España han puesto encima de la mesa el secreto mejor guardado de su estrategia: Ellos no van a dejar de ser españoles. Y aunque parezca un contrasentido, la explicación es muy lógica: Si Catalunya quiere seguir en Europa, no puede renunciar a su estatus de español para poder seguir usando el euro o disfrutar de los aranceles o subvenciones que “todo” el estado español recibe de la Comisión europea. En ese asunto, la CUP no juega “honestamente” en esa Liga.



Para entendernos. El pasaporte y el DNI, españoles, pero las fronteras solo con España. ¿Y para eso tanto ruido? ¿Mas o el mismo Junqueras no se le podían haber dicho antes a los ciudadanos y no mentirles descaradamente? Pues no, ha tenido que celebrarse un debate con un ministro de Rajoy para enterarnos de que la independencia soñada solo es un sí pero no, y que si se sale de España, se sale también de Europa, y para no tener que asumir las consecuencias, uno ha de desempeñar el triste papel de “okupa” en la casa común de todos los españoles.



El domingo se vota y a todos los catalanes nos concierne el decidir si hacemos caso a unos mentirosos compulsivos y fanáticos o nos decantamos por cualquiera de las otras formaciones políticas que se han presentado con sus siglas y sus programas, buenos o malos, pero sus programas al fin y al cabo, sin cláusulas secretas o apaños de última hora. Si no consiguen su mayoría absoluta en votos, los que nos han pretendido engañar, que se vayan y vuelvan cuando tengan claro lo que quieren ser cuando hayan recuperado la sensatez, pero que lo hagan cada uno con sus siglas, especialmente Esquerra Republicana, que ha llenado la vergüenza de la corrupción unas siglas históricas que nunca debieron aliarse con unos políticos que solo buscan salvar sus intereses particulares y partidarios, escondiéndose detrás de independistas honrados que tienen todo el derecho del mundo a defender sus ideas pero que no han tenido la entereza que ha tenido por ejemplo la CUP.



Si el pueblo catalán decide que estos señores, y especialmente las señoras de Junts pel sí, son los que tienen que seguir en el sillón de mando, los que nos consideramos tan catalanes como españoles tendremos que exigirle al gobierno que salga en las urnas de las generales que proteja nuestros derechos y que lo haga con la ley en la mano, obligando a cumplirla a quienes pretendan saltársela, porque además, ellos mismos reconocen que para seguir en Europa tienen que seguir disfrutando del DNI y el pasaporte español. Y llegados a esta encrucijada, la cosa está muy clara: No hay españoles de primera, ni españoles de segunda. O se está dentro, o se está fuera.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil