viernes, 20 de octubre de 2017 18:21
Opinión

LAS ELECCIONES DE LAS PERSONAS, NO DEL TERRITORIO

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Cuando el president Más formó su primer gobierno tras ganar las elecciones, en minoría y con el soporte del PP, en el 2010, cometió la osadía de decir que era "el gobierno de los mejores", pero como el tiempo coloca a las personas y a las cosas en su sitio, “por sus obras los conoceréis", ha quedado más que demostrado que "los mejores" se han cargado la sanidad pública, el aspirante a Premio Nobel de Economía ha sido un simple contable, y así podríamos ir calificando a cada uno de los mejores. ¡Vamos, que ha sido un fraude!



En esta larga, sucia y engañosa campaña también hemos tenido a los mejores en forma de listas: los mejores investigadores, los mejores economistas, los mejores editores, etc… Los autores intelectuales de la frase nos vienen a decir que esas personas son superiores en el rango de su profesión y apoyan a la lista del tapado Mas porque también son los mejores y fuera de ellos no hay vida… Estoy convencida de que los investigadores, economistas, intelectuales, etc, que no se han prestado a este juego sucio, clasista y poco ético, son personas como tienen que ser; independientes y responsables. ¿Quién tiene la potestad de decir quiénes son los mejores? En realidad, los mejores son los que no tienen que decir públicamente sus preferencias políticas porque eso forma parte de su intimidad y no de su actividad profesional o pública.



El president Mas siempre ha jugado a dividir y no a sumar, y en estas elecciones ha quedado más que evidente su estrategia… La humildad es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. Podría decir que la humildad es la ausencia de soberbia. De esta última sabe mucho el candidato número 4 y la primera la desconoce…


El próximo domingo, salga a defender algo que solo es suyo: su voto, que es el acto más grande de libertad que tiene las personas y que nos hace a todos iguales, aunque la igualdad llegará cuando se cambie la ley electoral y se aplique una persona un voto. El préstamo que haga de ese voto déselo a aquellos partidos que le cuenten menos mentiras, que cumplan su programa electoral y no la hoja de ruta pactada, que no divida a las personas, que se preocupen por todos los ciudadanos por igual y sobretodo que en su ideario, las personas estén por encima de los territorios.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil