martes, 21 de noviembre de 2017 22:25
Sociedad

El Tribunal de Cuentas ve deficiencias en la gestión de Erasmus en la etapa de Wert

|

José Ignacio Wert


El Tribunal de Cuentas ha detectado deficiencias en la gestión de las ayudas complementarias que el Estado concedió a los estudiantes Erasmus en parte de la etapa en la que José Ignacio Wert estaba al frente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, según consta en el informe sobre la 'Aportación complementaria para el desarrollo del programa Erasmus', en los ejercicios 2012 y 2013.


Este documento, que fue aprobado el pasado 24 de septiembre por el pleno del órgano fiscalizador, explica que, de forma paralela a las ayudas europeas al programa Erasmus, los estudiantes españoles recibían unas ayudas complementarias, a partir de una aportación nacional incluida en los Presupuestos Generales del Estado cada año, que gestionaba la secretaría de Estado de Educación.

Estas ayudas, que dependían de la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, al frente de la cual estaba Montserrat Gomendio, se concedían sin perjuicio de otras aportaciones procedentes de las aprobadas por las comunidades autónomas, o demás instituciones públicas o privadas. Para su gestión se creó en 2007 el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos (OAPEE), adscrito a la citada secretaria de Estado, y con un "número de recursos humanos muy limitado".

RETRASOS Y DISFUNCIONES

Entre otras deficiencias, apunta a que la regulación de las mismas varió en función de dónde los alumnos cursaron sus estudios, lo que generó retrasos y disfunciones en función del tipo de centro, y parte se entregaron cuando ya se había finalizado el curso a financiar.


Así, a los Centros de Educación Superior se les transfirió el total de los fondos para que éstos abonaran las ayudas a los beneficiarios, mientras que a los de Enseñanza Media (como los que imparten módulos de ciclos formativos de grados superior), Educación transfirió el total de los fondos al Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos, y éste a su vez a los centros de Enseñanza Media para que los repartieran entre sus estudiantes.


En concreto, para los Centros de Enseñanza Superior se les transfirieron las ayudas entre diciembre de 2012 y enero de 2013, y para los de Enseñanza Media en noviembre de 2013, cuando ya estaban "finalizadas las movilidades a financiar".


FALTABA CONCRECIÓN EN LA REGULACIÓN

A juicio del Tribunal de Cuentas, la regulación establecida para estas ayudas complementarias también "ha adolecido" de una "falta de concreción y laxitud" de las condiciones y plazos de abono a los alumnos beneficiarios por parte de las entidades colaboradoras, lo que ha dado lugar a una "gran diversidad en las formas y plazos de pago de estas subvenciones", así como en su justificación.


"El número de días transcurridos entre la recepción de los fondos del Ministerio y su entrega a los estudiantes ha sido muy heterogéneo, habíendose constatado que, mientras alguna institución abonó los fondos a los alumnos antes incluso de haber recibido la aportación complementaria, otros emplearon más de 200 días en abonarlos desde que recibieron los fondos", agrega.

En cuanto a los Centros de Enseñanza Media señala que el "retraso" a la hora de recibir los fondos "fue más acentuado" y tuvo un "efecto más significativo" que para el caso de los estudiantes de Enseñanza Superior, debido al traspaso de fondos en tres fases, y por otra a que el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos recibió los fondos del Ministerio de Educación "una vez finalizado el curso o en fechas próximas a su terminación".

REDUCCIÓN EN LAS APORTACIONES
A estos retrasos y deficiencias en la gestión, el Tribunal de Cuentas añade que la financiación estatal del programa Erasmus se redujo un 37% entre los cursos 2011-2012 y 2012-2013, habiendo pasado su tasa de cofinanciación, junto con la Comisión Europea, del 64% en el curso 2011-2012 a un 48% en el curso 2012-2013.

Asimismo, indica que la parte de la aportación complementaria destinada sólo a los alumnos que ya eran beneficiarios de una beca general del Ministerio pasó de representar un 31% del total de la aportación complementaria en el curso 2011-2012 y anteriores, a un 16% en el curso 2012-2013.

A su vez, añade que los convenios suscritos entre el Organismo Autónomo de Programas Educativos Europeos y los Centros de Enseñanza Media presentaron "carencia e incumplimientos" de la normativa reguladora de las subvenciones.

PROCEDIMIENTO DE DEVOLUCIÓN O REINTEGRO DE AYUDAS

Sobre el procedimiento de devolución y el reintegro de las ayudas, el informe resalta que, con carácter general, las entidades colaboradoras no efectuaron las devoluciones de las cantidades no aplicadas a su finalidad hasta que no fueron reclamadas por el Ministerio de Educación, a pesar de que conocían los procedimientos.

De hecho, apunta que el 93% y el 97%, respectivamente, de los reembolsos efectuados por las entidades colaboradoras en los cursos 2010-2011 y 2011-2012 se realizaron una vez superados los plazos límite de justificación, situándose los plazos medios totales de devolución de los remanentes de la ayuda no aplicada en 349 y 299 días, respectivamente.

Por otro lado, indica que el porcentaje de reembolso de la aportación complementaria sobre el total de la ayuda concedida para el curso 2012-2013 fue "significativamente superior para los estudiantes de los Centros de Enseñanza Superior (19%)" que para los alumnos de Enseñanza Media (4%), debido, principalmente, a que la resolución de la concesión relativa a la primera se realizaba sobre previsiones, mientras que la de la segunda se realizaba con información prácticamente definitiva sobre los beneficiarios finales.

HECHOS POSTERIORES

No obstante, el Tribunal de Cuentas pone de relieve que para el curso académico 2014-2015 el procedimiento de gestión de las ayudas complementarias fue modificado por el Ministerio de Educación y los beneficiarios debían optar entre la ayuda nacional o la ayuda europea, por lo que la subvención fiscalizada dejó de tener carácter complementario, o el hecho de que la duración máxima de la acción de movilidad se haya reducido a cinco meses.

Finalmente, señala que el importe de las ayudas deja de ser homogéneo para todos los alumnos beneficiarios pasando a depender del país de destino, además de que las resoluciones de concesión pasan a relacionar los alumnos beneficiarios y no las entidades colaboradoras.

En el trámite de alegaciones, el Ministerio de Educación remite al Tribunal de Cuentas un documento, recogido por Europa Press, en el que señala que, con objeto de conseguir una "mejor, más rápida y rigurosa gestión y revisión de las ayudas Erasmus, ante la situación de limitación del personal puesta de manifiesto en el propio informe", se ha contado con más efectivos para organizar el trabajo y las ayudas del curso 2013-2014 y siguientes, y otro equipo que terminará la revisión de los cursos 2012-2013 y anteriores.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil