lunes, 25 de septiembre de 2017 13:26
Sociedad

Prisión incondicional para los cuatro presuntos miembros de una red de captación de yihadistas

|



Momento de la detención de uno de los presuntos yihadistas


El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata ha decretado prisión incondicional para los cuatro presuntos miembros de una célula yihadista de captación de combatientes para luchar con el Estado Islámico en Siria e Irak, que fue desarticulada este domingo en una operación conjunta entre España y Marruecos, informaron fuentes jurídicas.

 

El magistrado, que ha tomado este martes declaración a las dos mujeres y los dos hombres detenidos en España, atribuye a los acusados delitos de integración en organización terrorista, captación y adoctrinamiento en un procedimiento que se encuentra bajo secreto de sumario.


En las comparecencias, los cuatro detenidos han negado cualquier vinculación con la organización DAESH o con otro grupo terrorista. Según han explicado, accedían a páginas web islamistas o se comunicaban en redes sociales con sujetos radicales con el único interés de conocer todo lo que rodea a su religión musulmana.


Las dos mujeres marroquíes y los dos hombres, uno de ellos de origen marroquí con nacionalidad española, y el otro un musulmán converso de nacionalidad portuguesa, fueron detenidos en las localidades de Badalona (Barcelona), Toledo y Xeraco (Valencia). Los otros seis presuntos miembros de la red fueron detenidos en la ciudad marroquí de Casablanca.


AISLABAN A LOS SIMPATIZANTES CAPTADOS 


Según el Ministerio del Interior, los diez detenidos formaban parte de una célula dedicada a adoctrinar y reclutar combatientes, la mayoría mujeres, para incrementar "de forma continuada los activos" de la organización terrorista DAESH.


El grupo, desarticulado entre la Policía Nacional y las autoridades de Marruecos, había establecido una serie de ramificaciones en escala en España y Marruecos, creando conexiones de ámbito internacional que contactaban con terroristas situados en zonas de combate y disponían así de datos a tiempo real sobre las circunstancias que facilitaban o impedían los desplazamientos de los voluntarios.


La célula comenzaba a operar cuando alguno de sus simpatizantes mostraba públicamente su pleno y absoluto compromiso con la organización terrorista DAESH, justificando sus acciones terroristas y acatando totalmente su ideario, principalmente en las redes sociales.


A partir de ahí, la labor de captación del entramado se dirigía principalmente a sujetos que interactuaban con la red, mostrando afinidad ideológica respecto a sus planteamientos, lo que propiciaba la conexión con sujetos radicales, cuyo proceso de captación se veía acelerado. La red procedía después a aislar a los nuevos miembros y autorizaba solo las relaciones entre los componentes del grupo.


Una vez seleccionados los candidatos, la célula daba instrucciones concretas para perfeccionar el desplazamiento a la zona de combate. La transmisión del ideario yihadista se realizaba en comunicaciones con un elevado grado de privacidad, algo que conseguían mediante el uso de plataformas virtuales de comunicación, que servían de filtro de seguridad.


Tras la operación, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dio por neutralizada una plataforma que se encontraba "en activo" y entrañaba el riesgo de convertir a los combatientes en "eventuales terroristas" a su regreso a España.


La operación fue llevada a cabo por agentes de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y la DGST de Marruecos, en coordinación con las Brigadas de Información de las Jefaturas Superiores de Castilla La Mancha, Cataluña y Valencia. Todos ellos han estado coordinados en España por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, José de la Mata y la Fiscalía de la Audiencia Nacional.


COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil