domingo, 24 de septiembre de 2017 23:04
Cultura

Juan Aparicio Belmonte satiriza la vida literaria en 'Ante todo criminal': "Somos una especie de secta"

|



El autor Juan Aparicio Belmonte satiriza la vida literaria en su nueva novela Ante todo criminal (Siruela), retratando parte de un mundo de escritores a los que considera como "una especie de secta que vive como si la literatura fuera todavía importante, y no lo es".


Belmonte ha explicado en una entrevista con Europa Press que este trabajo se podría leer como "una burla" de todo ese ambiente literario, aunque incluyéndose él dentro. "No como persona reconocible, pero sí representando a otros tantos del mundillo. Uno tiene que estar dispuesto a mirarse en el espejo y ver sus defectos", ha apuntado.


En Ante todo criminal hay una detective, Sara Lagos, que decide rescatar un viejo caso sobre la desaparición de un empresario. Pero su investigación se complica debido a las particularidades del principal sospechoso, con su extravagante pasión por la literatura.


Preguntado sobre si podría encuadrarse esta novela en el género policíaco, el autor ha señalado que se trata de "una especie de sucedáneo", pero al estilo de la novela 1280 almas de Jim Thompson. "En el momento en que metes como personaje a alguien de la policía ya te estás decantando de alguna manera hacia el género negro, pero quien lo vaya buscando se puede llevar un chasco", ha explicado.


Realmente, el trasfondo del libro es ese retrato de escritores que podría estar viviendo "en una burbuja que casi no existe". Así, en una parte del libro, uno de los personajes pregunta "quién se toma en serio una novela", a lo que le responden que "los que leen mucho, como el Quijote, y los que no leen nada".


LA LITERATURA IGUAL QUE LA PAPIROFLEXIA

"Eso es una ironía con algo de verdad: el que no lee digiere luego cualquier ficción que le llegue sin poner una barrera mental y, el que lee mucho, cae en una burbuja, cuando lo nuestro casi ni existe. Somos una especie de secta que vive como si la literatura fuera algo importante y en realidad, hoy en día tiene la misma importancia que la papiroflexia", ha lamentado.


En esta misma línea, ha criticado "esa especie de capital simbólico" que parece rodear a los autores y que, a su entender, tampoco existe. "Hay una distancia muy grande entre lo que parece representar el novelista socialmente y el prestigio que tiene y luego los índices de lectura", ha aseverado.

EL REAL MADRID, DE IZQUIERDAS

La novela también incluye un guiño futbolero del escritor, confeso seguidor madridista. El empresario desaparecido estaba enfrascado en sacar a la luz historia izquierdista del Real Madrid, un empeño que también tiene Belmonte de "darle la vuelta a la leyenda negra" del club respecto a favoritismos en la época de Franco.


"Se me ocurrió por una frustración personal, es una exageración se incluyen elementos que no son paródicos sino reales", ha recordado el autor, señalando como ejemplo la franja morada diagonal que cruza el escudo del Real Madrid y que se puso durante la llegada de la Segunda República. "Cuando termina la Guerra Civil, los socios, en una cierta resistencia simbólica, no quitaron ni suprimieron esa franja", ha resaltado.


La portada de Ante todo criminal, una llamativa fotografía que emula al arte pop, podría servir como reflejo del estilo de la novela, aunque Belmonte ha reconocido que no la ha escogido él. "Es una decisión de la editorial, a mi no me apasionaba. Lo cierto es que ha recibido aplausos de algunos lectores y a otro no les interesa tanto", ha destacado.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil