martes, 21 de noviembre de 2017 22:26
Opinión

DETENGAN, QUE ALGO QUEDA

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Anda la Guardia Civil que dirige Fernández de Mesa y Díaz del Río, un antiguo falangista, que recuerdan al detalle los habitantes de Cedeira, cuando un día pasó por allí el Ministro Fernández de la Mora para inaugurar un monumento a Franco, buscando y deteniendo a presuntos implicados en la trama del 3 % que apunta directamente a Convergència y a determinados empresarios quienes, al parecer, han pagado importantes mordidas al partido de Pujol y Mas en un reciente pasado. Nadie sabe en qué acabaran las pesquisas instruidas por Fiscales con despacho en Madrid y por Anticorrupción dentro de la Operación Petrum, pero, se intuye, que sacará a la luz uno de los entramados más oscuros de la política catalana que sigue conservando en el primer lugar del ranking de los más indeseables a los conocidos Millet y Montull, a los que los Jueces algún día juzgarán, sentenciarán y se supone que condenarán por sus actividades ilícitas al frente del Palau de la Música Catalana que tanto beneficiaron a la cúpula convergente.

El que los tiempos judiciales no se correspondan con los políticos, y la casualidad ¡otra vez!, sea la madre de las coincidencias en el calendario con los meses electorales, hace que, una vez más, a Artur Mas le priven de protagonismo y gloria, precisamente en el día en que firma el decreto para la constitución del nuevo Parlamento de Catalunya, el llamado a ser para la historia "el de la independencia", asociándolo informativamente a la humillante detención del tesorero de su partido, Convergència, y también a la de algunos amigos más, no sabemos cuántos, porque a la hora de escribir este artículo la actividad policial es frenética y la cantidad de "presuntos implicados" que pueden pasar por los calabozos de la Benemérita puede resultar muy significativa.

Pase lo que pase, y sean quienes sean los detenidos, los periodistas ya tenemos encima de la mesa una noticia escándalo con la que entretenernos en los próximos días, que llevaremos de muy distinta manera, hasta unos lectores hastiados de tanta golferancia y manipulación informativa. Si lo que les contemos influye en su voto en las próximas generales, solo podremos testarlo a finales de Diciembre, que es cuando nos dejarán votar unos políticos, ya completamente amortizados para un sociedad que exige cambios generacionales a gritos, mientras la crisis la deja casi sin fuerzas para rebelarse.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil