jueves, 24 de agosto de 2017 05:16
Sociedad

Marina recomienda que los sindicatos docentes se dediquen a cuestiones laborales y no a los contenidos de educación

|


El pedagogo y catedrático de instituto José Antonio Marina propone en el borrador del Libro Blanco de la Función docente no universitaria que los sindicatos de enseñanza se centren en defender los intereses laborales de los profesores y no a los contenidos y responsabilidades educativas de la profesión, que, a su juicio, deberían ocuparse los colegios profesionales.


"Consideramos que la representación de los docentes debería hacerse por dos vías, una que atendiera más a los contenidos y responsabilidades educativas de la profesión y otra que defendiera sus intereses laborales. De la primera se encargarían, como ocurre en otros países y en otras profesiones, los colegios profesionales, mientras que la segunda sería competencia de los sindicatos", sostiene este experto en su propuesta de Libro Blanco que le ha encargado el Ministerio de Educación, publicado este lunes.


Marina, la pedagoga Carmen Pellicer y el profesor universitario Javier Manso firman este documento de 87 páginas con una veintena de propuestas, entre las que se encuentra el equivalente para los profesores del MIR de los médicos y que denominan DEP (Docente En Prácticas).


Estos expertos consideran que es un "problema de especial gravedad" el porcentaje de docentes interinos que existen en el sistema educativo español, tanto desde el punto de vista personal, "por la precariedad que instaura", como desde el punto de vista educativo, porque estos docentes no pueden integrarse en los proyectos educativos de centro. Por eso advierte de que el establecimiento de una carrera como la planteada en este documento, "permitiría a los profesionales de la enseñanza diseñar sus propios planes".


Plantean para la formación continua del profesorado, que se introduzca un número de horas obligatorias de instrucción presencial al año, como se hace en otros países y que en algunos casos puede llegar a las cien. Asimismo, consideran que de debería fomentar la formación de "alta calidad" mediante estancias en el extranjero, favorecer la investigación a partir de la práctica docente o la elaboración de tesis doctorales tras la experiencia en el aula.


Los autores indican que todos los profesores de todos los niveles educativos tienen que ser evaluados y que los resultados de sus alumnos y centros repercutan en el desarrollo profesional y retribuciones. En este sentido, apuestan por que los profesores "más capaces" vayan a los centros más conflictivos, como hacen en Singapur, algo que supone un reconocimiento profesional.


LOS DIRECTORES, "LÍDERES EDUCATIVOS"


Para directores plantean la creación de un cuerpo concreto y señalan que estos deben ser no sólo buenos administradores sino también "líderes educativos". Por ello, indican que deben estar acompañados de un gerente --organización de horarios, control de actividades, etc.-- y de un jefe de estudios, encargado de organizar los procesos de aprendizaje. También los directores, según esta propuesta, podrían ser los que determinaran las vacantes en su centro.


Marina y sus colaboradores creen que los directores seleccionados entre docentes tienen que contar con experiencia en el aula y aprobar un curso de formación impartido en 'Centros Superiores de Formación del profesorado' en los que se formarían profesores, orientadores e inspectores. Recomiendan además que las comunidades autónomas coordinen a todos los directores de los centros de infantil y secundaria de una ciudad o de una zona.


MÁS EXIGENCIA AL EQUIPO DE ORIENTACIÓN


Consideran que los departamentos de Orientación Psicopedagógica de los centros educativos pueden tener una "beneficiosa y potente" influencia en el éxito educativo de los alumnos y que para ello debe aumentarse la exigencia de sus miembros y los aspirantes deben tener estudios de grado de Psicología o Pedagogía, haber cursado el Máster correspondiente en un 'Centro Superior de Formación del profesorado', y realizar los dos cursos de prácticas remuneradas en un centro de trabajo.


También plantean que formen parte de este departamento de orientación educadores sociales, especialmente en los centros cuyos alumnos tiene más dificultades socioeconómicas; bibliotecarios escolares para fomentar la lectura y el manejo de documentación; y expertos en medios digitales aplicados a la escuela, además de profesores de nuevas tecnologías.


Marina propone que la carrera docente podría tener tres posibles vías de desarrollo: 'progreso académico' --un maestro de Infantil puede llegar a formar a docentes--; 'Progreso en la gestión docente'; y 'progreso en el mismo puesto de trabajo' para aquellos que quieren permanecer en el aula, pero que su calidad se pueda reconocer con incentivos como premios, becas de formación o permisos sabáticos para ampliar sus estudios.


CAMPAÑAS DE SENSIBILIZACIÓN


Teniendo en cuenta que tiene que pasar unos años hasta que salga la primera generación de docentes formados bajo el sistema propuesto de 'MIR educativo', Marina y sus colaboradores indican que los docentes en activo, para asumir la "difícil tarea" de enseñar en la actualidad, tienen que aprender cosas nuevas y "convencerse" de que esto es necesario.


Por ello, proponen una campaña de sensibilización dirigida a los docentes y a la sociedad, para mostrar que están dispuestos a cumplir con las necesidades educativas que la sociedad tiene y recabar de ella ayudas y colaboración.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil