viernes, 20 de octubre de 2017 19:48
Sociedad

La Audiencia Nacional juzga este jueves a Vila Mitxelena por asesinar a un policía en un atentado en Aluche en 2001

|


La Audiencia Nacional juzga este jueves, al etarra Fermín Vila Mitxelena por el atentado que el 'comando Madrid' cometió en el madrileño barrio de Aluche el 10 de julio de 2001, en el que murió el policía nacional Luis Ortiz de la Rosa y hubo veinte personas heridas, entre ellas una niña de dos años.


El fiscal Daniel Campos solicita una pena de 83 años de cárcel por delitos de asesinato, estragos, cuatro lesiones terroristas y dieciséis faltas de lesiones para Vila Mitxelena, que la pasada semana se declaró "orgulloso" de su militancia en ETA y abogó por la "negociación" con el Estado durante el juicio en el que se enfrentaba a 43 años de prisión por el atentado de Corazón de María del 6 de noviembre de 2001.


El representante del Ministerio Público reclama a la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal que el acusado indemnice, solidariamente con el resto de etarras que han sido condenados por estos hechos, con 500.000 euros a los herederos del agente y con 180.304 a uno de los heridos que quedó incapacitado para trabajar.


El fiscal acusa en su escrito de conclusiones provisionales a Fermín Vila de colocar un coche-bomba en el número 151 de la calle Ocaña, frente a un edificio del Ministerio de Justicia, en colaboración de los miembros del 'comando Madrid' Aitor García Aliaga, Ana Belén Egües Gurrutxaga y Gorka Palacios, ya condenados por estos hechos.


"METRALLA PARA CAUSAR EL MAYOR NÚMERO DE MUERTES"


El comando habría recibido la orden de la dirección de la banda terrorista de colocar un artefacto explosivo "compuesto de gran cantidad de metralla" en la calle Ocaña de Madrid "con el ánimo de causar el mayor número de muertes, así como de daños materiales".


En concreto, en ejecución de esta orden, Gorka Palacios Alday "recabó toda la información del lugar donde iban a perpetrar la acción criminal" y, junto a García Aliaga, Egües Gurrutxaga y Vila Mitxelena, preparó en un piso de la capital la bomba, que fue instalada en un vehículo de la marca Peaugeot que había sido dado de baja en circulación, robado cuando se encontraba aparcado en el distrito de Moratalaz y al que colocaron matrículas de otro coche.


El día fijado para el atentado, García Aliaga y Vila Mitxelena colocaron frente al edificio del Ministerio el coche-bomba, preparado para que estallara a las 20.30 horas, y a las 19.50 realizaron una llamada al 091 en la que alertaban de su colocación.


Funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía se desplazaron al lugar señalado para comprobar la veracidad de la llamada. Cuando uno de los agentes, Luis Ortiz de la Rosa, de 33 años y padre de un bebé de 17 meses, se acercó al vehículo, este estalló y provocó su muerte en el acto.


La deflagración causó heridas a veinte personas y provocó daños por valor de 1,8 millones de euros en un inmueble, además de desperfectos en los vehículos estacionados en el lugar.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil