domingo, 22 de octubre de 2017 06:48
Politica

Enrique Barón anima a reformar la Constitución para "articular" la democracia española con la europea

|


El expresidente del Parlamento Europeo Enrique Barón ha animado este jueves a reformar la Constitución de 1978 para "articular" la democracia española con la europea, puesto que cuando se elaboró no se incluyó la pertenencia a la UE. Ha dejado claro que "Europa será fuerte si los que formamos parte creemos en el proyecto europeo y además somos fuertes; es el gran desafío que tenemos".


Así lo ha indicado, en declaraciones a Europa Press momentos antes de impartir una conferencia sobre el tema '¿Federación o Imperio?' en el CaixaForum de Zaragoza, en un acto de homenaje al profesor y político Ernest Lluch, asesinado por la banda terrorista ETA el 21 de noviembre de 2000 en Barcelona.


"Siendo muy europeístas, no está Europa en la Constitución", ha lamentado Barón, quien fue diputado constituyente con Ernest Lluch, para añadir que en la Transición "pusimos la toma para enganchar pero no lo hicimos".


No solo se trata de incluir la pertenencia a la UE en la Carta Magna, sino de propiciar "que haya una articulación mucho mayor entre lo que son los poderes políticos fundamentales, el Estado central, las comunidades autónomas y también a nivel municipal", ha considerado.


Barón ha argumentado que "por primera vez los españoles podemos hablar de que podemos reformar una Constitución", recordando que desde la Constitución de Cádiz (1812) "hemos tenido siete constituciones, algunas anticonstituciones, hemos echado a dos reyes, hemos importado uno, hemos tenido dos repúblicas, varias dictaduras, tres guerras carlistas y la guerra civil, y ya es hora de que pudiéramos reformar una constitución".


Otros temas son, a su juicio, que el Senado evite que España sea "un reino de taifas" y elaborar un planteamiento económico de futuro "solidario", así como "una actualización del compromiso que hicimos todos juntos en el momento de la Transición".


"MOMENTO FUNDAMENTAL"


"Estamos en una fase fundamental de la construcción europea, por eso hablo de federación o imperio", ha expuesto Enrique Barón señalando que ahora "mucha gente piensa que lo que hay es un imperio alemán" aunque el acta de creación de la UE, firmada el 9 de mayo de 1950, plantea una federación europea.


Barón ha dicho que "estamos saliendo de la crisis del euro y tratando de recuperar fuerza económica y política, pero nos enfrentamos con una serie de desafíos, algunos mundiales, donde tenemos un papel importante, como el cambio climático y la situación geopolítica". Ha expresado que "la crisis de los refugiados sirios y la situación de tensión a nuestras puertas nos interpela".


Ha recomendado avanzar en la unión bancaria para crear un Fondo Monetario y un Tesoro europeos y también "recuperar el impulso político, que es decisivo y se concreta en el futuro de la Eurozona".


Barón, ministro de Transportes en el Gobierno de España de Felipe González (PSOE), ha participado con esta conferencia en el homenaje a Ernest Lluch, "un gran amigo y compañero de fatigas y alegrías en un momento crucial de nuestra historia", con quien convivió "de forma cotidiana" durante los últimos años del franquismo y en la Transición hasta la victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982, cuando Lluch fue nombrado ministro de Sanidad (1982-1986).


"COMPROMISO SOCIAL"


El acto de homenaje ha estado presidido por el consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno, quien precisamente ha recordado con orgullo que en su etapa en el Congreso de los Diputados recibió de manos de Lluch la Medalla al Mérito Sanitario.


Gimeno ha insistido durante la apertura del acto en la renovada validez de los mensajes de Lluch y en su "lección de compromiso social que, sin duda, es el ingrediente fundamental para afrontar los problemas comunes en cualquier sociedad democrática".


"Han pasado ya quince años desde que nos fue arrebatada la compañía física de Ernest Lluch, pero no nos pudieron quitar la presencia de su figura, su legado, su memoria y su ejemplo, que siguen vivos en todos nosotros", ha dicho el consejero.

Ha recordado que la universalización de la asistencia sanitaria que Lluch promovió en su etapa de ministro de Sanidad, y que permitió atender a siete millones de españoles hasta entonces excluidos, "es una conquista social que ahora recobra todo su valor, tras los últimos años de constantes recortes del estado del bienestar que hemos sufrido a raíz de la crisis".


Una crisis de ámbito internacional que, a pesar de su dureza, no sólo ha sido económica, sino también de valores, ha resaltado Gimeno, para añadir a continuación que "es ahí donde la memoria de Ernest Lluch aparece como un faro para guiarnos en medio de la tempestad".


"En estos tiempos en que asistimos de nuevo al desafío nacionalista en España o al ataque del terrorismo internacional en Europa --ha continuado--, sus lecciones, su ejemplo y su compromiso con la democracia constituyen un firme asidero en la búsqueda de soluciones".


En este sentido, ha subrayado que "el diálogo, una de sus principales virtudes, no es la solución a los problemas, nos vino a decir, pero sí es el mejor camino, a la larga quizá el único, para superarlos".


LEGADO "PLURIDIMENSIONAL"


El presidente de la Fundación Ernest Lluch, Joan Majó, ha indicado que en Zaragoza ha habido siempre una actividad importante por parte de la sección aragonesa de esta entidad y de la Cátedra Ernest Lluch de la UZ.


Ha comentado que el legado de Lluch es "pluridimensional" porque incluye una larga actividad académica como economista e historiador de la economía, pero también su trabajo político, con su época de militante del PSC, el paso por el Gobierno de España, la etapa de diputado constituyente y el periodo de rector de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.


"Fue un hombre muy preocupado por asociar la política con el diálogo, con la negociación, con los pactos", ha dicho Majó, agregando que "él creía que hacer política sobre todo es dialogar, juntar voluntades y llegar a consenso, y esto hizo que se implicara en la búsqueda del diálogo, en los problemas relacionados con el País Vasco y el terrorismo y con ETA y siempre hemos pensado que esta implicación fue la causa de su asesinato por parte de ETA".


El presidente de la sección aragonesa de la Fundación, Alfonso Sánchez Hormigo, ha recordado que Ernest Lluch creó junto con el profesor de la UZ, Eloy Sánchez Clemente, un grupo de investigación para rescatar el pensamiento económico aragonés del pasado y actualmente se han publicado 12 obras, que conforman una biblioteca que recibe el nombre del profesor catalán.


Sánchez Hormigo ha dicho que Lluch fue "defensor del diálogo hasta el final, siempre" y que le costó la vida el proponer un diálogo y denunciar cosas que "no se podía callar".

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil