lunes, 23 de octubre de 2017 22:52
Opinión

EL INDIVIDUO ES TODO, LA ORGANIZACIÓN ES NADA

Roberto Laxe
Roberto Laxe

Es alucinante ver como un estado donde nadie elige al Jefe del Estado, lo es por el feudal derecho de sangre, donde nadie elige directamente al presidente del gobierno (en realidad primer ministro), ni a los alcaldes ni presidentes de diputación, ni presidentes de CC AA, los medios sean tan delirantemente personalistas y centralistas.


La realidad es toda la contraria. A ver si nos aclaramos, a los candidatos por Madrid lo votaran unos miles de madrileños no millones de españoles, solo después, y de una manera indirecta, los representantes de esos millones votaran al presidente (que debería ser primer ministro), que por una tradición centralista no escrita en ningún lado, es el candidato por una comunidad que solo tiene el 10% de la población del conjunto del Estado. No estamos hablando de un estado donde la capital es el estado, sino de uno que tiene una diversidad poblacional muy grande, desde ciudades o naciones con más población que Madrid (Andalucía o Catalunya), y bastantes ciudades medias y grandes. 


De donde sale este doble mensaje: el personalismo y el centralismo, es muy sencillo de la estructura de un régimen paternalista -el que precisen de un "papa/rey" que nadie vota para garantizar la estabilidad es expresión de una sociedad infantilizada-, y esta misma infantilización, sumado al individualismo y el desclasamiento, se traslada al personalismo.
El individuo es todo, la organización es nada. Es el mensaje que nos lanzan desde los medios. Si lo sumamos todo, solo nos queda la despolitización y la confianza ciega en los "papas/lideres", que resolveran todos nuestros problemas: y como piedra de toque, Madrid, esa ciudad que es el aparato del estado, cuyo PIB se basa en la absorción de la riqueza generada por los centros productivos esparcidos por todo el estado, mientras en ella se concentran las sedes sociales de las empresas, como guinda del pastel.


El producto final de este cóctel tiene como objetivo profundizar en la despolitización de la sociedad, mellar su sentido critico al alienar a la población en unos individuos a los que se les atribuyen unas cualidades superiores en inteligencia, capacidad, etc. etc., como la mejor manera de garantizar la dominación y la explotación.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil