viernes, 15 de diciembre de 2017 13:20
Editorial

POR FIN...

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Independientemente de lo que digan las encuestas que, han sido. junto a la proliferación de debates, la gran novedad de esta campaña electoral, la bronca de este lunes 14 de Diciembre ha constituido una gran patada hacia adelante en las aspiraciones del socialismo español, al romper su candidato Pedro Sánchez la urna de la cordialidad y el respeto mal entendido que, hasta ahora, nunca se había quebrado delante de las cámaras de televisión. Nos guste o no, al líder sociata le ha dado un desesperado ataque de sinceridad y "por fin" le ha dicho a Rajoy en su cara lo que piensan la mayoría de los españoles sobre sus responsabilidades en la corrupción política , y que pese a todo no les va a impedir, en miles de casos concretos, volver a votarle.


Al decir lo que se ha dicho de una forma tan directa y tan clara el Secretario general del PSOE a su oponente popular, ha cerrado la puerta definitivamente a las aspiraciones de Felipe González y los suyos a que pudiera propiciarse la posible solución de un "pacto de estado" a la alemana, lo cual va a abrir la puerta a un "nuevo PSOE" del que seguramente se caerán numerosos nombres ilustres que no querrían haber llegado tan lejos. El tiempo, no obstante , nos lo aclarará sin tener que esperar demasiado.


Como todos sabemos, esas encuestas que les citamos, escasamente creíbles por la premura con la que han sido hechas sitúan a Sánchez como ganador del debate de la Academia frente a Rajoy, por muy escaso margen. Y por encima de los dos candidatos a un treinta por ciento más largo de ciudadanos que dicen que no ganó nadie o que perdieron los dos por su manera de entender la contundencia. Hasta el último minuto del día 20 de Diciembre, ese mismo porcentaje de personas no decidirá a quién vota, y eso convierte a estas elecciones en diferentes, junto a la gran posibilidad que tienen los españoles de buscar nuevas formaciones que les llenen políticamente.


Por fin, también, se habrá acabado una época, y se dará paso a otra, en la que nuevos actores representarán su papel en una España muy diferente. Las nuevas generaciones, ésta vez, nos han enviado a la que hemos protagonizado la llamada Transición a un segundo plano, en el que, sin dejar de votar, tendremos que asumir que ya no somos tan importantes en la nueva mayoría que se va a constituir como lo éramos hasta ahora. Habrá que dar un paso atrás y confiar que los que ahora llegan, lo hagan todavía mejor que nosotros, porque para eso hemos trabajado durante tantos años para pagar su educación. Confiemos en ellos y dejémonos llevar de esta deliciosa sensación de cambio y aire fresco.



COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil