lunes, 21 de agosto de 2017 08:44
20D

Españoles en el exterior denuncian "irregularidades" en el proceso de voto y piden que se amplíen los plazos

|


Retrasos en la recepción de la documentación, ausencia de reembolso del voto, falta de flexibilidad horaria en los consulados, fallos en el sistema informático, en los teléfonos de asistencia y en los faxes oficiales, son algunas de las "irregularidades" que los españoles en el exterior denuncian en el proceso para ejercer su derecho a voto en la convocatoria del 20 de diciembre. Piden que se amplíen los plazos.


Así se lo han trasladado en una carta a la Junta Electoral Central las plataformas ciudadanas DosMillonesdeVotos y Marea Granate, ante la constatación de que muchos ciudadanos españoles aún habiendo conseguido superar "todos los obstáculos" para conseguir rogar el voto, no van a poder ejercer este derecho porque no han recibido la documentación a tiempo para remitirla al consulado o devolverla a España. El plazo se ha cerrado este 16 de diciembre.


Según explica en declaraciones a Europa Press la abogada de APDHE Nuria García, de los 1,8 millones de españoles que figuran en el Censo de Residentes Ausentes, sólo un seis por ciento ha rogado el voto y eso "no garantiza" que vayan a votar, pues los hay que no reciben la documentación en tiempo y forma y su derecho queda así conculcado.


De hecho, son muchos los españoles que están manifestando tener este tipo de problemas mediante las redes sociales, con la etiqueta #NoalVotoRogado o #VotoRogadoVotoRobado pueden encontrarse historias de personas que siguen sin noticias de Correos. Otras, directamente piden a quienes se vayan a abstener que 'rescaten' su voto y en lugar de quedarse en casa el domingo, depositen en la urna la papeleta que el emigrado habría querido poder enviar.


Estas, conforme señala García, son las enésimas difícultades de un proceso plagado de obstáculos que tiene su origen en la reforma de la Ley Electoral para introducir la obligación de que el inscrito en el censo solicite personalmente el voto. Mientras en las generales de 2008 participó el 32% de la emigración española, en las de 2011, reforma mediante, fueron el 5%.


Ambas plataformas ciudadanas describen el voto emigrante como una "carrera de obstáculos" que empieza con el registro en el censo, pues los plazos se cierran con más de un mes de antelación. Después, hay que manifestar expresamente la intención de votar, de modo presencial, en una representación consular española.


Esta es, según afirman, la primera dificultad, pues no todos tienen un consulado a mano y cuando lo hay, no siempre tiene disponibilidad horaria. Lo siguente es "cruzar los dedos" y esperar, como contaba a Europa Press uno de estos jóvenes, a que llegue el sobre de Correos con las papeletas dentro del plazo.


"Son sobre todo dificultades a nivel técnico y administrativo. No es sólo el voto rogado, es que en final, los plazos que se estipulan son imposibles de cumplir, no da tiempo, así que hay gente que no llega a saber si está debidamente inscrito o no en el censo antes de votar, gente que pide el voto y no lo llega a recibir, y luego gente que envía el voto y tampoco sabe si ha llegado o no", denuncia García.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil