lunes, 21 de agosto de 2017 04:54
Opinión

DICIEMBRE 15

Agustín Rodríguez Mas
Agustín Rodríguez Mas
Dirección de comunicación y Relaciones Institucionales

“Es importante creer en el entrenador. Y cuando pierdes, esa fe se resiente. Está sucediendo y no se pueden cerrar los ojos ante eso”. Son palabras de Louis Van Gaal. Lo dijo ayer. Pero me van a permitir que las traslade a nuestro club y a la última semana que hemos vivido en la que Sergio González dejó de ser nuestro entrenador. Más allá de los resultados algún día alguien deberá explicar el papel que han jugado algunos de los integrantes de la plantilla a la hora de determinar que el proyecto de Sergio ya no tenía vigencia.


El sábado empezamos a ver y conocer un poco más el proyecto de Galca, o al menos las intenciones con las que pretende cambiar las cosas. El secreto parece radicar en trabajar más y en modificar algunas cosas. Por ejemplo: que Diop sea escudero de Víctor Sánchez en el centro del campo para que este pueda respira algo más y mantener el pulmón más descansado y con tiempo para pensar; por ejemplo que hay que correr y presionar a la defensa rival para que no pueda desplegar el juego desde atrás y se precipite en la circulación del balón; por ejemplo que la defensa no se complique la vida cuando no es necesario y se quite la pelota de encima si la situación lo requiere. O por ejemplo que se vea una actitud distinta. No sé si al final será mejor, pero sí que es diferente. Tiempo al tiempo. Tal vez sean detalles, pero algunas cosas están cambiando con respecto a la manera de jugar del anterior técnico.


Pero todo hay que hacerlo con una plantilla que se crea tu propuesta. Lo que decía Van Gaal vaya. Es cierto que el equipo en la primera mitad empezó muy bien pero se fue desdibujando con el paso de los minutos.


En el partido ante la UD Las palmas el equipo salió en la segunda mitad mucho más vertical y en ello jugó un papel fundamental salva Sevilla, que como buen creador supo marcar un “tempo” distinto al equipo. Será un jugador importante para Galca, al tiempo. También la verticalidad de Marco Asensio y su conexión con Caicedo será una dinámica que veremos a menudo en las próximas semanas.


En definitiva la última victoria, aunque escasa genera nuevas ilusiones, aporta tranquilidad y demuestra que las sensaciones positivas suelen ir acompañadas de resultados también positivas. Eso es lo que nos deja la nueva etapa en el banquillo. De momento dos partidos y dos victorias. Ahora nos espera el Sevilla que anda perdido últimamente. Y a seguir. Disfruten de los turrones y recuerden que lo mejor está por llegar.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil