miércoles, 23 de agosto de 2017 17:50
Opinión

EN EL 2015 HAN SIDO ASESINADOS 67 PERIODISTAS

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Hay muchos temas sobre los que podría escribir al terminar el año 2015. Pero permítanme la licencia, hoy, de hablar de los compañeros de profesión que, en el ejercicio de su trabajo, han perdido su vida para poder informar in situ de lo que estaba sucediendo en las zonas de conflictos, bélicos, mafiosos o ambos.


En este año que ha terminado, son 67 los periodistas muertos cuando ejercían su trabajo, de una lista de 110 profesionales de la información fallecidos en “extrañas” circunstancias. Los datos han sido proporcionados por Reporteros sin Fronteras.


Donde más periodistas han sido asesinados en el 2015 ha sido Irak, con nueve confirmados y de 11 posibles, seguido de Siria (nueve de 10). Ambos países sufren conflictos armados, además de la presencia siniestra de la organización terrorista Estado Islámico.


La lista negra sigue con la muerte de tres periodistas por motivos laborales, en Filipinas. En Honduras hay la sospecha de siete casos más, pero no han sido confirmados aún.


Periodistas sin Fronteras explica que dos de los reporteros asesinados este año eran mujeres: la francesa Elsa Cayat, en el ataque islamista contra "Charlie Hebdo" el 7 de enero, y la somalí Hindia Mohamed, con un coche bomba, por culpa de la milicia islamista de Somalia Shebab el pasado 3 de diciembre.


A los fallecidos enumerados hay que añadir 54 periodistas secuestrados, lo que supone un aumento del 34 % respecto a 2014; y 153 encarcelados.


Los periodistas rehenes se encuentran en Siria (26), Yemen (13), Irak (10) y Libia (5); y los encarcelados en China (23), Egipto (22), Irán (18), Turquía (9) y otros 66 repartidos por el resto del mundo.


Mientras esto sucede, hay países que miran para otro lado como si eso le eximiese de su responsabilidad. El derecho a la información que la ciudadanía tiene conlleva también el derecho a ser protegido, el cual deberían tener los periodistas que exponen su vida. Muchos, sin embargo, la pierden en pro de informar de lo que realmente está sucediendo. Otros compañeros han sido amenazados de muerte por denunciar los casos de corrupción en sus países, algunos de ellos llamados del primer mundo.


La profesión de periodista lleva en la mochila muchos riesgos, pero eso no impide a la mayoría de profesionales jugarse la vida y su prestigio en aras a una información veraz y de primera mano.


Por eso, hoy, he querido escribir estas líneas para que nadie se olvide de esas personas, en muchos casos grandes desconocidas que ya no están entre nosotros porque una banda de asesinos y enemigos de la libertad se han tomado la justicia por su mano


Por eso, hoy, he querido hablar de ellos, de esos compañeros valientes que han amado tanto su oficio, que ni las guerras, las amenazas, el secuestro y la muerte han podido con su vocación de informar.


Como decía García Márquez “ser periodista es tener el privilegio de cambiar algo todos los días”.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil