lunes, 23 de octubre de 2017 22:39
Opinión

SER CULÉ Y MASOQUISTA

Sergio Fidalgo
Sergio Fidalgo

Una de mis grandes dudas existenciales es las miles de tabletas de antiácidos que se deben consumir en el Camp Nou tras pasar el minuto 17’14’’. Cada vez que una parte del estadio azulgrana convierte el estadio culé en una caja de resonancia del secesionismo me pregunto qué pensarán las docenas de miles de barcelonistas no independentistas…


Porque estoy convencido que hay muchos socios culés que contemplan el espectáculo de ‘esteladas’ al viento en lo que consideran ‘su‘ estadio con cabreo. Por ver como su equipo se ha convertido en un mero altavoz independentista, cuando ellos no comparten la causa de la ruptura y de la división entre catalanes.


Pero como eso de pitar contra los que han convertido el Camp Nou en el templo de la exclusión piensan que está mal visto, sufren en silencio, en vez de plantarse y decir “¡Basta!”. Y por mucho que su equipo gane el partido, la sensación de tristeza queda ahí. Ser socio culé y no independentista es, en estos días, un pasaporte para la úlcera.


Salvo que se sea masoquista, entonces se convierte en un placer sin fin. Pero como no creo que sea el caso de la gran mayoría de socios barcelonistas no apuntados a la causa de la secesión, el problema que tienen es el de falta de valentía. Mientras no den la cara y permitan que unos conviertan el Camp Nou en un megáfono de la independencia, seguirán aumentando la cuenta de beneficios de las empresas farmacéuticas que fabrican antiácidos.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil