lunes, 23 de octubre de 2017 20:58
Opinión

LOS GOYA SE HAN ESTANCADO

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

El cine español se dio cita en los Premios Goya, con las carencias de siempre y un glamour de andar por casa en el que volvieron a primar los escotes, las joyas a préstamo y los vestidos con nombres y apellidos, para que las que puedan se los compren a los modistos que echan una mano para el mejor desarrollo de una fiesta necesaria pero con complejos inevitables. Lo del smoking de Pablo Iglesias fue un punto y aparte. 

 

Lo cierto es que el IVA, un ejercicio más, no se baja y que este año 135 películas se quedan en el más completo desamparo, ya que el dinero de las televisiones privadas no ha llegado para financiar todos los proyectos que, si siguen adelante, es por el valor y la temeridad que le echan los productores independientes que ruedan sus “obras maestras” con 950 mil euros cuando, lo que realmente debería costar esa producción, es aproximadamente tres millones de euros, que no tienen ni pueden conseguir sus autores.


Por eso las teles, bien gracias, copan todos los grandes títulos en los que se gastan el 5 por ciento de sus ingresos brutos, a lo que les obliga la ley, que luego saben promocionar adecuadamente en sus pequeñas pantallas para que la gente acuda a las salas y compense con sus “taquillazos” a títulos como Torrente 4 u Ocho apellidos catalanes. Es el signo de los tiempos, y menos mal, que todavía nos queda esa posibilidad de producir películas en los idiomas del estado, especialmente en castellano, que quieras que no, dan trabajo a mucha gente y convierten en famosos a quienes en Hollywood nunca han tenido una oportunidad.


Otro año más de los Goya, con una puesta en escena muy discreta y unos fallos técnicos incomprensibles que ningún bien hacen a un sector bastante castigado por los gobiernos de turno. En ese sentido, se nota demasiado, todavía, hacia donde van las preferencias de “los cómicos españoles” pese a que el Ministro de este año tenía un brillante currículo y se comportó a lo largo del acto y en la alfombra roja con una mano izquierda insuperable ante los periodistas, sobre todo si comparamos sus maneras, coplas de su antecesor, el inefable Wert. Esta vez el PP lo hizo bien.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil