miércoles, 13 de diciembre de 2017 12:02
Internacional

Cae el penúltimo furtivo de merluza negra buscado por la Interpol

|


La lucha contra la pesca furtiva en el Océano Austral se ha cobrado una nueva victoria. Las autoridades de Senegal han detenido al pesquero furtivo de merluza negra buscado por Interpol, Kunlun. El buque había falsificado su registro, y decía faenar bajo bandera de Indonesia. Esto ha permitido la detención del buque en Senegal durante los trámites para su certificación y abanderamiento.


Con la detención de este barco, solo quedaría en circulación un barco furtivo, el Viking, de los '6 bandidos' que la ONG Sea Shepherd hace seguimiento como parte de su actual Campaña para la Defensa del Océano Austral, Operación Icefish 2015-16.



El Kunlun tiene un largo historial de pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR, por sus siglas en inglés) y algunas fuentes lo vinculan a la Vidal Armadores, empresa con sede en Ribeira (A Coruña)


En enero de 2015, el buque fue uno de los tres pesqueros ilegales que siguió pescando, en enero de 2015, después de ser sorprendido usando redes de enmalle prohibidas en aguas australianas del Océano Austral. En febrero de 2015, el Kunlun fue interceptado de nuevo en aguas australianas, esta vez por el barco de Sea Shepherd, el Sam Simon, capitaneado por el Capitán Chakravarty. El Sam Simon emprendió una persecución de ocho días al pesquero expulsándolo de sus áreas de pesca en el Océano Austral.


Ese mismo mes, Aduanas y Protección de Fronteras de Australia abordó el Kunlun en aguas cerca de las Islas Cocos (Keeling). Tras el abordaje, el pesquero siguió hasta el Sudeste de Asia con su captura ilegal y sus artes de pesca. En marzo, el Kunlun fue detenido en Phuket, Tailandia, cuando trataba de descargar 182 toneladas de merluza negra ilegal que había declarado como mero a las aduanas tailandesas.


Debido a la poca cobertura que dan las leyes tailandesas a los delitos pesqueros internacionales, la carga volvió a subirse de nuevo al buque y lo mantuvieron fondeado durante cinco meses. El buque eludió a las autoridades locales tailandesas y huyó el 8 de septiembre de 2015.


Desde ese momento se temía que el buque regresara a la Antártida tras descargar su captura. Sin embargo, con la detención en Senegal, se confirma que el Kunlun, llamado ahora Asian Warrior, no regresó al Océano Austral después de ser perseguido por el Sam Simon el pasado febrero.


COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil