jueves, 19 de octubre de 2017 18:38
Opinión

CAMBIAR DE SEDE

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Leía esta mañana un divertido articulo de Alejo Vidal Quadras sobre la frase "es de sentido común" que tanto utiliza su ex líder Mariano Rajoy, que refleja de forma corrosiva e insuperable la situación política en la que se encuentra quien es un consumado especialista en frases desternillantes asociadas a situaciones dramáticas. El texto en cuestión es de lectura muy recomendable, incluso para los inquilinos de la madrileña calle Ferraz que se van adentrar, como veremos, en épicas gestas cuyo desenlace, se le antoja incierto, incluso a sus más sesudos barones.

 

Este lunes es uno de esos días en los que algunos dirigentes como Rajoy no deberían salir de su casa y, mucho menos, acercarse al ordenador a leer los diarios digitales, porque su contenido parece que hubiera salido de las mismas calderas de Pedro Botero para conducirlo irremisiblemente al infierno de la irrelevancia o, si lo prefieren los más piadosos, al limbo de los ausentes, que suena un poco más fino aunque más personal.


Y mientras leía riendo gracias el ingenio de este político catalán que se siente español y encima lo defiende, incluso contra los que eran sus compañeros de partido, me llega la buena nueva de que "habemus invetidura", que descifro utilizando la clave de que "esto ya no da más de sí" y que, por lo tanto, sea Pedro Sánchez formando gobierno o con unas nuevas elecciones, hay que acabar con esta especie de "pasmo insólito" que viven nuestros diferentes líderes ante el asombro de todos los que pensamos que "no nos merecemos unos padres de la patria tan irresponsables".


Escribe Vidal Quadras que "Rajoy ha conseguido transformarse en un apestado sin margen de maniobra negociadora y ha puesto a su país en riesgo de desintegración territorial y de ruina económica". Una afirmación que se parece más a una sentencia del Tribunal Constitucional, al que el presidente en funciones acude regularmente, que a la fotografía perfecta de un estado político que solo percibimos los que observamos desde fuera al personaje, pero que éste es incapaz de ver aunque tenga delante de sus narices un espejo de dos por cuatro metros.


Dentro de unas horas o días, leeremos que la Guardia Civil ha detenido a otros dirigentes del partido popular por cualquier otro asunto de corrupción, esta vez con pringue en el Canal de Isabel II. ¿Que hará el Presidente nacional de ese partido? ¿Decir que no se enteró porque él solo mira el Marca? Me temo que con investidura o sin ella, el partido que fundó Manuel Fraga camina hacia su disolución o, si se va Rajoy, hacia su refundación con nuevas siglas y caras diferentes. Y que ésta vez, el sentido común habrá que enterrarlo, cuanto antes, pero definitivamente en la calle Génova y alquilar una nueva sede sin mirar atrás.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil