jueves, 17 de agosto de 2017 01:37
Opinión

ADÉU MOBILE, ADÉU

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Hay que ser un cretino político para irse de vacaciones a Estados Unidos en plena huelga del Metro de Barcelona cuando eres el líder de tu grupo municipal y Barcelona está a punto de perder el Congreso más importante que tiene lugar en España. Y para más cachondeo, colgar "la tocata y fuga" en tu perfil de Instagram. Jaume Collboni no tiene remedio y el PSC es un jardín en el que se atreve a pisotear cualquiera con menos de dos dedos de frente. Del personaje ya nos hemos ocupado en nuestra publicación hermana CatalunyaPress en varias ocasiones y es una verdadera desgracia para los militantes socialistas catalanes, por los que no siente el menor respeto, él está por encima del bien y del mal, que continúe siendo el que lidere el proyecto municipal del PSC. 


Con semejante preámbulo, poco queda que decir en positivo de lo que ha sido esta edición del Mobile Congress, salvo que la huelga de Transportes de la capital de Catalunya ha dado la vuelta al mundo, y que, ahora mismo, la dirección ejecutiva del evento que se juega su credibilidad y por lo tanto sus cargos y sus sueldos, se lee atentamente el contrato que firmaron con Ada Colau para ver, de qué manera, pueden irse de Barcelona soltando espuma por la boca y cuanto antes, a otra capital, en la que los políticos cumplan los acuerdos que firman y los sindicatos garanticen la tranquilidad de quienes han venido a gastarse una porrada de millones de euros para mostrar al mundo lo mejor de las nuevas tecnologías que son, ahora mismo, el motor fundamental de lo que está siendo ya, la nueva revolución industrial y económica.


En esta jornada de despedida del MOBILE, el diario Periodista digital "ilustraba" a sus lectores madrileños con "la perla" de los apartados que pueden hacer posible la salida de este Congreso de Barcelona en dirección a Madrid como desea la Presidenta Cifuentes, que no la plana ejecutiva del evento que mira con mejor cara a París, pero que en todo caso merecen la pena leerse con todo detenimiento:


"En el punto 11 del Apéndice 1 se establece que la Línea 9 y sus infraestructuras relacionadas debían estar plenamente operativas en el momento de celebrarse el congreso de 2016. Además se indica que entre las 7:30 y las 10:30, así como entre las 16:00 y las 19:30, los convoyes de esa línea deben pasar cada tres minutos con una capacidad mínima de 1.000 pasajeros por tren". Se añade: "Durante las otras horas, el Metro L9 ha de funcionar según el horario y las limitaciones de capacidad habituales (que deben ser razonables), incrementando la frecuencia y la capacidad si es necesario en atención a las circunstancias".


En ese mismo punto del contrato se dice textualmente: "Las partes de la ciudad de acogida reconocen que esta capacidad de transporte es fundamental para el éxito y el crecimiento del Congreso, y que el tiempo es un elemento fundamental". Al haberse celebrado la huelga, que ha tenido una incidencia muy notable en el transporte con destino a la feria, no se han cumplido las condiciones marcadas por contrato.


Y mientras en Madrid sueñan con lo imposible, en Barcelona, los sindicatos pronuncian un solo nombre: Marc Grau, Director del Metro. Un "Terminator" fichado a la Acería Celsa, al que la negociación le ha venido demasiado ancha ,y en la que los modos que ha empleado, han sido claramente contraproducentes. Unos sindicatos que, por cierto, tardarán tiempo en hacerse perdonar por la ciudadanía el error estratégico de jugar con el pan de todos en unos días en los que no tocaba.


Para la alcaldesa Colau nuestra última reflexión: "Una cosa es hacer pan, y otra...regalar trigo". 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil