domingo, 20 de agosto de 2017 11:44
Sociedad

Investigado en Burgos por abandonar carne con alfileres que casi mata a un perro

|



Hay que tener mala conciencia. C.C.G, de 79 años, está siendo investigado por el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) como presunto autor de un delito de maltrato animal, al abandonar un trozo de carne con alfileres ocultos en su interior en un pueblo de Burgos que fue ingerido por un perro, han informado fuentes del Instituto Armado.


Los hechos ocurrieron el pasado 22 de enero cuando, en una localidad de La Ribera, una persona que paseaba con su perro por la calle, observó cómo el can ingería un trozo de carne abandonado en el suelo.


Al observar su dueño que el animal no se encontraba bien le llevó rápidamente a una clínica, donde tras varias radiografías se observaron varios cuerpos metálicos en el estómago del perro. El veterinario le operó de urgencia y extrajo una pieza de carne que enmascaraba 18 alfileres metálicos.


Tras la denuncia, el Seprona de Huerta del Rey abría una investigación con la finalidad de identificar y localizar al autor de los hechos. Las numerosas entrevistas realizadas, cotejo de información recibida, recogida de posibles vestigios y gestiones practicadas durante el último mes permitieron centrar la investigación sobre un vecino de la localidad.


DOS TROZOS CON ALFILERES


Durante las gestiones practicadas se tuvo conocimiento que el día anterior, sobre las 20.30 horas, en la localidad donde sucedieron los hechos, se observó la presencia de esta persona que, en actitud sospechosa, arrojaba "algo" al suelo, para seguidamente abandonar el lugar y dirigirse a su domicilio.


En las proximidades fue localizado un trozo de carne similar al extraído del estómago del animal, con nueve alfileres clavados. Las pesquisas han culminado con la investigación del sospechoso como presunto autor de un delito de maltrato animal, mientras que el animal ha podido salvar la vida y se ha recuperado favorablemente.


La Comandancia de Burgos ha destacado la "valiosa colaboración ciudadana" prestada por los vecinos de esta comarca burgalesa, sin la cual hubiera sido muy difícil la localización del autor. Asimismo, ha incidido en que se trata de un hecho aislado en la zona y no hay constancia de otros similares.


CÁRCEL PARA UN CASO SIMILAR


En 2011 un gijonés esparció en varios jardines trozos de carne con agujas y alfileres en su interior, con la intención de que los perros las comieran. Al menos seis canes la ingirieron.



La Fiscalía pidió un año de cárcel, 3.646 euros de multa, inhabilitación especial para el ejercicio de profesión, oficio o comercio con animales por tres años y el pago de las costas procesales. 

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil