lunes, 21 de agosto de 2017 13:57
Opinión

UN CONCIERTO INOLVIDABLE

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Recién llegado de París, donde había ofrecido unas cuentas anuales de éxito por su gestión en la Multinacional Suez y en AGBAR, Angel Simón recibía en compañía de su esposa a los asistentes al concierto solidario que, en el Palau de la Música catalana, ofrecía la Escolanía de Montserrat, con el patrocinio de la Fundación, que también preside este ejecutivo de primer nivel mundial, y a la que se sumó el President de la Generalitat, los ex Presidentes Maragall y Montilla, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell y toda una avalancha de autoridades y VIPS difícil de enumerar, porque ninguno queríamos perdernos el placer de disfrutar el sonido de unas voces únicas, en un marco tan incomparable y mucho menos para un fin tan altruista como era el de recoger fondos para los niños del Raval castigados de manera inmisericorde e injusta por la pobreza infantil que ha generado la recesión económica que nos ha regalado Bruselas y unos cuantos irresponsables más que no viene a cuento citar en esta ocasión.


Faltó a la cita, y eso que había varios alcaldes del área metropolitana como Badalona u Hospitalet la alcaldesa Ada Colau y cualquier representación de su equipo de gobierno, como "colofón glorioso a la semana trágica que ha vivido y nos ha hecho vivir a todos los barceloneses" con la huelga de Transportes que tanto daño ha hecho a la imagen internacional de la capital de Catalunya. La "espantada" de ayer en el Palau fue comentada por todo el mundo mundial que se dio cita en el concierto y los comentarios, fueron mayoritariamente críticos.


Escuchar a la Escolanía es siempre un regalo a los sentidos. Pero poder hacerlo en estos momentos de crispación e incertidumbre política y social es especialmente gratificante, porque nos devuelve a la utopía de una sociedad abierta y dialogante que ha sido siempre la seña de identidad de Catalunya. Como se puede entender fácilmente, en la sala "los había" de todos los colores e ideas, y lo que se impuso, fue la dulzura de unas voces y la calidad de un coro que consiguió emocionarnos, una vez más, a todos, cirios y troyanos.


En tiempos como los que vivimos, un acto de esta naturaleza se convierte en un "concierto inolvidable" y en un modelo a seguir como ejemplo de reputación corporativa y mecenazgo cultural y social como luego, tras la magistral audición destacaba el President de la Generalitat en su breve discurso institucional.


Montserrat, como siempre, ha sido y sigue siendo, un eficaz mediador de conflictos insolubles y un nexo de unión para todos los catalanes.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil