jueves, 14 de diciembre de 2017 15:54
Opinión

PUIGDEMONT, UN PRESIDENTE "CHULO"

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

La figura del “chulo” siempre ha estado presente en cualquier etapa de la vida de las personas, tanto en lo personal como en lo profesional. ¿Quién no recuerda al chulo de la pandilla, de la escuela, de la universidad o el trabajo? Hay más figuras, pero hoy hablaremos de esta. Hay personas que con el tiempo han superado “la chulería” e incluso se han vuelto personas retraídas, pero son una minoría. Generalmente el que ha sido “chulo” continúa siéndolo hasta el día en que se marcha a ese viaje donde no hay retorno.


El chulo es el que utiliza más la verborrea que el cerebro, por eso, suele meter la pata reiteradamente. La cosa no sería grave, si esta figura no tuviera ningún tiempo de responsabilidad sobre la vida de las personas. El tema se complica cuando el personaje tiene la responsabilidad de gobernar un país. Este es el caso del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que en el Parlament se le fue la lengua, sin pensar en lo que decía, en el caso del director de la Oficina Antifrau de Catalunya, Daniel de Alfonso, al afirmar que “s’ha demostrat que hi ha un "abisme" entre la cultura política de Catalunya i la de la resta de l'Estat”. Sacó pecho, se tocó el pelo y no se besó porque no se llegaba.


Con una chulería intolerable para el cargo que ostenta, ¿por qué habla de otros con las cosas que aquí se están ocultando en el Parlament? El abismo está en los casos de corrupción que estamos padeciendo en Catalunya y aún no hemos visto pisar la prisión a ninguno de los miembros de la mafia Pujol Ferrusola, los chorizos del Palau, Millet, Osaka y compañía.


En el caso CARIC (Comisión de Ayuda a la Reconversión Industrial de Catalunya), investigada por la Fiscalía, por un delito de malversación de caudales públicos, el fiscal general prohibió el ejercicio de acciones penales contra los responsables del mismo, que entre otros, eran 11 consejeros de los gobiernos de Pujol. ¿Oasis judicial también en la justicia catalana?


O en el proceso y condena, ya firme, por el caso Ferrocarrils de la Generalitat. Diligencias Previas 2340/2007 del Juzgado de Instrucción nº 22 de Barcelona. Delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.


El exalcalde de Lloret de Mar y exdiputado de CiU, Xavier Creso, Adigsa, el caso Innova, el Caso Pretoria, --este es compartido con los socialistas-- y podríamos seguir. ¿Por qué no ha destituido también a la segunda de Antifrau, implicada en el caso de las ITV? Todas estas actuaciones reflejan un abuso de poder, una completa ausencia de ética pública y una desmedida codicia. El presidente de los catalanes ve la paja en el ojo ajeno y no el propio.


“El orgullo divide a los hombres, la humildad los une”.


Mire usted, los catalanes no somos ni mejores, ni más “limpios” que nadie, ni más guapos. ¿Chulos? Eso se lo dejo a usted, que lo hace muy bien, pero no me gusta tener un presidente que actúa como si fuera el “chulo” del barrio. Quiero un presidente con ‘seny’, criterio y sentido común, que una y no divida a la ciudadanía. Creo Puigdemont que va con el paso cambiado y alguien le debería decir que lo que hace no es propio de su cargo.


No sé quién dijo: “La soberbia es la rabia del impotente”.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil