sábado, 19 de agosto de 2017 18:45
Sociedad

Los genes "zombies" pueden ser la clave para revivir el cuerpo tras la muerte

|

Gen


Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Washington, localizada en Seattle, ha desvelado que hay genes que siguen activos días después del fallecimiento de una persona. Las conclusiones de este estudio podrían poner en duda lo que se daba por hecho desde un punto de vista clínico: Las funciones biológicas del organismo humano y todas las señales externas, como la conciencia, el pulso y la respiración, se apagan cuando una persona muere. Este descubrimiento podría servir para ampliar ese limbo que separa la vida de la muerte.


Este conjunto de genes se dedica precisamente a "reanimar al organismo, proteger a las células y estimular la reacción inmune para suprimir los procesos estresantes que suceden tras los primeros síntomas de la muerte", según ha explicado el equipo científico en la revista Sciencie. Por lo tanto, se puede decir que existe una reserva de energía corporal y una función celular suficiente para que se activen ciertos genes post mortem. Según el estudio, existen unos 1.000 genes que están activos incluso días después de que se produzca la defunción.


El microbiólogo Peter Noble, junto con Alexander E. Pozhitkov, Tomislav Domazet-Loso y Brian Leroux se plantearon dicha investigación tras conocer los resultados de un estudio del departamento de medicina forense de la Universidad de Granada, que ya detectó genes activos doce horas después de la muerte en cadáveres humanos.


El equipo de científicos decidió aplicar su método a muestras de animales "para ver qué sucede cuando uno muere". Noble, que dirige la investigación, y sus compañeros decidieron buscar en los tejidos de ratones y peces recientemente fallecidos cuáles de estos genes estaban funcionando. Tras observar los procesos en los animales, descubrieron que la actividad de los genes y proteínas se aceleraban después de que los procesos vitales se hubieran detenido. Los investigadores fueron más allá y determinaron que en las células de los músculos de esos animales existen centenares de genes que se activan incluso varias horas después de la muerte y pueden mantener su actividad a un nivel muy alto hasta 4 días después.


Aunque todavía se desconoce si estos genes "zombies" pueden revertir los procesos de la muerte, este hallazgo permitirá ajustar la medición de actividad genética en las muestras post mortem. De modo que en un futuro se pueda extender el punto de retorno con técnicas de reanimación corporal que aún esperan descubrir.


Sin embargo, lo que más llamó la atención de los expertos fue que entre estos genes "zombies" también se encontraban genes encargados del desarrollo prenatal, de los que se creía que sólo operaban durante la etapa embrionaria para ayudar al desarrollo del feto. Una posible explicación puede ser que el estado de un cuerpo que acaba de morir tiene ciertas similitudes a los que están en etapa embrionaria. Noble considera que "es asombroso que los genes del desarrollo se activen después de la muerte".


Otro hallazgo que dejó desconcertado al equipo de Noble fue que los genes que promueven el desarrollo de varios tipos de cáncer se vuelven más activos en el momento de la muerte. Según el líder de la investigación, esto podría explicar por qué en algunos casos el trasplante de órganos de personas recientemente fallecidas puede conducir al desarrollo de tumores.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil