martes, 17 de octubre de 2017 13:34
Editorial

¿QUÉ HA PASADO EN TURQUÍA?

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

A Tayyip Erdoğan acabarán las grandes potencias occidentales convirtiéndolo en el nuevo Sadam Hussein del Bósforo. Lo que espero es que, dentro de unos meses, no pretendan quitárselo de en medio como hicieron los Bush en el 2003 con el dictador sunita, dejando detrás de sí la tragedia que hoy siguen padeciendo iraquíes, sirios, palestinos, jordanos y hasta los kurdos enemigos encarnizados del actual sultán de Estambul.


Porque, la verdad, sin ser un gran entendido en temas geoestratégicos, y tan solo con unas horas de reflexión por delante, lo que ha pasado en Turquía es muy raro, y especialmente llamativo por la aparición casi instantánea de una larguísima lista de detenidos en el mundo judicial que ha provocado la inmediata reacción en España de sus colegas que llaman la atención sobre un hecho tan poco usual en democracias avanzadas.


Al presidente turco le ha rodeado la corrupción por todas partes. A la prensa libre la ha silenciado y alejado de su vida institucional, como si los periodistas fueran unos apestados. Y por si fuera poco, a la Unión Europea la tiene cogida por lo que mas le duele que, como todos sabemos, es la entrada masiva de refugiados en sus fronteras.


Digan lo que digan sus partidarios, este dirigente no es trigo limpio, y sus detractores no se cansan de repetir que la "torpeza" de quienes sacaron los tanques a la calle se parece mucho a lo que Tejero y sus mariachis escenificaron un 23 de Febrero de 1981 que acabó con "todos en la cárcel" y un montón de guardias civiles saltando por las ventanas del Congreso.


A día de hoy no se sabe quién era el Elefante Blanco ni tampoco quiénes completaban la lista de la trama civil de la que tanto se ha escrito. En España no hubo muertos, pero en Turquía sí.


Como estamos a 18 de Julio y han pasado 80 años de una guerra civil atroz en la que nuestros antepasados se mataron con saña y despropósito, lo que cabe desear en estos momentos es que al sátrapa turco no se le dé por reinstaurar la pena de muerte y que ese gran país se recupere del susto y vuelva pronto a la normalidad democrática.


Porque, si no es así, ya verán Vds. como algún sabiondo se le vuelve a ocurrir recodarnos alguna de las profecías de Nostradamus y, de paso, hablarnos de la tercera guerra mundial.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil