martes, 22 de agosto de 2017 05:39
Opinión

LA ALCALDESA COLAU, LA "ACTIVISTA" QUE COBRABA DEL PODER

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

He de confesar mi admiración por aquellas personas que se dedican a luchar, de forma desinteresada, por los demás. Esos revolucionarios a los que les importan más los demás que uno mismo. Admiro a los activistas sociales y en más de una ocasión me he emocionado viendo cómo defendían a los más necesitados. Los seguiré defendiendo a esos, pero no a los que haciendo el papel como si estuvieran actuando en un teatro han utilizado a los más vulnerables para escalar y hacer carrera política. De esos, ahora, se ha descubierto que hay unos cuantos y al frente de instituciones. Esos indeseables lo que me producen es una rabia infinita. Con las desgracias de los demás no se juega, no vale todo.


La alcaldesa Ada Colau, que ya había hecho sus pinitos en el teatro pero sin suerte, utilizó la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) para medrar en política, pero no lo hizo gratis, como la gente puede suponer, sino cobrando un sueldo, como coordinadora del proyecto de la oenegé Observatori de Drets Econòmics Socials i Culturals (DESC), cuando era portavoz de la PAH. El salario era de 1.973 euros mensuales, que pagaba el Ayuntamiento de Barcelona en la etapa de Xavier Trias como alcalde.


Pero en esta provechosa “actividad” no estaba sola, sino que también cobraba como directora de la oenegé Vanesa Valiño, la compañera sentimental de Gerardo Pisarello, número dos de Colau y perteneciente al poderoso clan de los argentinos en Barcelona, una especie de partido peronista.


Cuando Colau accedió a la alcaldía --en minoría-- se llevó a Vanesa Valiño como jefa de gabinete de la regiduría de vivienda. Se olvida la activista de que ella había criticado a los “partidos” tradicionales cuando habían hecho lo mismo que ahora hace ella. Pero las cosas no quedan ahí, sino que se llevó al Ayuntamiento al resto de la ‘troupe’ que, de manera “altruista”, había defendido los desahucios: Susana Ordóñez, Águeda Bañón (actual directora de comunicación) y la persona que ha dirigido el documental de promoción de la propia alcaldesa: Pau Faus. El Ayuntamiento de los amigos y familiares de la Colau, “la bien pagá”.


Colau y su ‘troupe’ de activistas pagados por el poder deberían hacerle un monumento a Trias, el alcalde que de manera silenciosa ha subvencionado a los que “luchan” de forma altruista. Tiene su mérito don Xavier y poca memoria la alcaldesa, que una vez ostenta el poder cae rendida a todos los beneficios que da el cargo. Hasta concedió una entrevista a ‘La Vanguardia’ en plan gran estrella, pero no tiene tiempo para atender a otros medios --no lo digo por este porque nunca le ha pedido ninguna entrevista--. Se olvida Colau de dónde viene, y los que olvidan su paso están condenados a meter la pata permanentemente. Eso le está sucediendo a doña Ada. Nadie en tan poco tiempo ha metido más veces la pata. Es una insolvente gobernando. Alguien dijo que “alcanzarás buena reputación esforzándote en ser lo que quieres parecer”, pero en este caso ni eso.


La mentira suele tener las piernas cortas, por eso siempre pierde en la “carrera”.


COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil