lunes, 11 de diciembre de 2017 12:12
Editorial

LOS APUROS DE CIUDADANOS

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Rajoy rivera 1


No sé qué pacto secreto le habrá sacado Francisco Correa al Fiscal, pero el que tiene con el Gobierno Rajoy no arroja ninguna duda: Salvar a Rajoy a cambio de…


O sea, que toda la mierda caiga del lado del Gobierno de Aznar y sus mantenidos, y dejar ante la opinión pública la imagen de que esto del robo descarado a las arcas públicas vía comisiones era cosa de "los amigos del lince de las Azores" y no del "incorruptible” gallego de Pontevedra que, según Correa, era imposible de sobornar. "No había feeling", ha llegado a decir el declarante, por lo que este tuvo que emigrar a Valencia, la finca particular de los Fabra y de Rita Barberá.


La jugada puede salirle bien al "melenas", o puede acabar a palos con Bárcenas, que para escapar del embrollo en el que le ha metido el patriarca de la Gúrtel, opte por contarnos a quién le pasaba el dinero que tan generosamente le entregaba Paco Correa, el novísimo "arrepentido".


Si lo hace, los famosos papeles que aireó El País serán cosas de niños al lado de lo que puede salir por esa boca serrana. Personalmente, creo que Luis del Gran Poder, que dirían los colegas del Intermedio, no se va a comer "el marrón" que le ha caído encima y nos regalará un escándalo monumental.


Falta por saber si el sobrino de Cuíña Crespo, el secretario de organización del PP gallego de Lalin, utiliza la misma técnica que Correa o se ha buscado la vida por otros derroteros legales para evitarse la cárcel que le va a caer encima.


Y si eso es así en el gallinero de la Gürtel, en el de la Carrera de San Jerónimo los ojos, hasta ahora fijos en la abstención socialista, se están girando vertiginosamente hacia el banco de los dirigentes de Ciudadanos, que son la parte sustancial del apoyo de la investidura de Mariano Rajoy.


Y eso es así, porque con lo que se va conociendo, si los sociatas lo tienen color hormiga para justificar su abstención, los de Albert Rivera se ven más que apurados por su pacto de gobernabilidad con un partido que ,ahora sí, se ha quedado en pelotas en sede judicial.


Si a lo que ya sabemos en estos dos días se le suman nombres y apellidos concretos de ministros o sobres a dirigentes específicos del Partido Popular, al votante de Ciudadanos le va a hacer poca gracia que sus líderes tengan un pacto de gobernabilidad con quienes están acusados de tan graves delitos y son una vergüenza de dirigentes ante la opinión pública.


O sea, que no entierren Vds. todavía la posibilidad de unas terceras elecciones porque, como dicen los taurinos: hasta el rabo todo es toro.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil