jueves, 25 de mayo de 2017 20:19
Opinión

ORIOL JUNQUERAS, EL GENIO DE LAS FINANZAS

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Junqueras4 1


Estos días ando algo alucinada porque a una, que es de letras y las matemáticas no son su fuerte, no quiere decir que en los tema económicos me cuelen cosas que son obvias o, al menos, a mí me lo parecen.


Andreu Mas-Colell, consejero de economía en el gobierno de Artur Mas, especialista en microeconomía, exprofesor en las prestigiosas universidades de Berkeley, Harvard y durante un tiempo candidato a premio Nobel de Economía al que muchos consideraban un genio de las finanzas, las cosas le fueron mal dadas el tiempo que estuvo en el gobierno. Su papel de "contable" en el ejecutivo catalán, su falta de imaginación y sus salidas de tono ante las preguntas incómodas acabaron con su trayectoria, su leyenda, sus aspiraciones al Nobel y su cara de honorable profesor saltó por la ventana de su despacho de Rambla de Catalunya. Lo intentó todo sin buenos resultados. Se marchó amargado por su incapacidad de conseguir dinero, aun vendiendo una buena parte del patrimonio inmobiliario de la Generalitat. Fue una auténtica frustración política para él y su mentor, el astuto Artur Mas.


Con el cambio de gobierno, su lugar fue ocupado por un profesor de historia que sabía tanto de "números" como yo. El sector financiero se echó las manos a la cabeza y a los grandes popes de la economía se les quedaron los ojos en blanco. Fue todo un tsunami. Oriol Junqueras llevando la economía de este país, exclamaron unos cuantos. Pero el pagés de Sant Vicenç, como lo llaman algunos, se pasó meses mirando los "números" rojos del gobierno y se dio cuenta que estaban en "banca rota", que su trabajo no iba a ser un camino de rosas y aplicó aquel viejo refrán que dice "andar y callar, eso es negociar".


Comentan que detrás de ese silencio se esconde su buena relación con la vicepresidenta del gobierno, Sáez de Santamaría, que está dispuesta a soltarle la pasta para que siga callando aunque de vez en cuando diga alguna cosa para seguir alimentando a sus votantes y socios de gobierno en la sombra, como la CUP.


En este poco tiempo que lleva al frente de la conselleria de Economía, no sé si porque tiene la certeza de que le va a tocar la Grossa, la lotería del Niño, el especial de Navidad de la ONCE o todas ellas juntas, lo cierto es que, esta semana, en presencia de la alcaldesa Colau, que hasta ahora sigue siendo la directora del banco del ayuntamiento de Barcelona que presta dinero a 0 intereses al gobierno de Puigdemont, se ha comprometido a que, a partir de diciembre de 2017, no tendrá deudas con el consistorio barcelonés con una antigüedad superior a un año, de forma que la administración autonómica tendrá un año de margen para saldarlas. Lo mismo hará con el resto de ayuntamientos. ¿Será verdad?


Ahora me vienen a la memoria las declaraciones del presidente catalán en las que sigue con su propuesta de convocar "elecciones constituyentes" tras la Diada del 2017. ¿Cómo se interpreta, entonces, la promesa de Junqueras a Colau? O que no habrá elecciones o, si las hubiera, al que le toque gobernar tendrá la excusa para no cumplirla. Eso, o que es un "genio" de las finanzas que, lo que no han conseguidos sus antecesores catedráticos de economía, Toni Castell y Andreu Mas-Colell, lo va a conseguir un pagés profesor de historia que vive en San Vicenç dels Horts por arte de magia. ¿Será verdad? O como decía Don Quijote a su escudero "largo me lo fiais Sancho". O, sencillamente, ¿son las cuentas del gran capitán?

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil