jueves, 18 de enero de 2018 14:42
Deportes

No se merecen la camiseta

|

Dangelorussellbrandoningramlvsl


Veía hoy una foto de Earvin ‘Magic’ Johnson. De ahora, en su primer día de trabajo como nuevo asesor de Jeanie Buss. Salía gesticulando exageradamente, con esa cara tan de tebeo que tiene, forzando una bronca, posando para la foto, de broma. Al fondo, en una vitrina, se veían 10 de los 16 trofeos Larry O’Brien que tienen los Lakers. Trofeos de campeones de la NBA. 5 de esos los ganó él.


En ese momento te das cuenta de que las cosas se han puesto serias en el equipo angelino. Llevan años calentando silla en los despachos, con un orgullo arrogante de “yo puedo revertir esta situación”, cuando no tienen ni idea. Y la verdad es que por fin parecía que todo podía empezar a adquirir matices de progreso con la contratación de Luke Walton como entrenador. Entrenador joven, viene de Golden State, un tipo muy cerebral. Vendrá bien. Pues no. Pero no es culpa suya, es de los jugadores, que no se merecen la camiseta que llevan.


Está D’Angelo Russell, elegido número 2 del Draft, por detrás de Karl-Anthony Towns (éste sí es bueno), en 2015. Un jugador con una visión de juego maravillosa y una capacidad de pase ‘lebronesca’. Decepciona en su año de rookie, y esta temporada promedia 4 míseras asistencias. Con un base así no se ganan partidos.


Tienes a Brandon Ingram, elegido este año pasado número 2 del Draft, por detrás de Ben Simmons. Promedia 7 puntos y 4 rebotes en casi 28 minutos por partido. ¿Disculpa?


Además, le dan 64 kilos a un ‘siete pies’ que no llega a los 5 rebotes por partido, Timofey Mozgov, y pagan 72 millones por un dinosaurio que fue bueno, sí, pero hace 6 años, Luol Deng. Lo de Metta World Peace, ni hablar. Y no me calienten con Marcelinho, que ya la lío. Cómo puede ser que un equipo tan históricamente exitoso, tan tremendamente famoso y con un caché y una reputación tan absoluta y global, pueda pagar tantísimo dinero por tan poco talento. Y encima las promesas le salen rana. Los agentes libres ya no quieren ir a Los Angeles. Ni siquiera Greg Monroe ¡Que ni que fuera Wilt Chamberlain!, que prefirió irse a Milwaukee, a pasar frío, antes que irse a la franquicia número 1 del mundo.


Tranquilos, fans de los Lakers, que con Magic, la sonrisa de la NBA ha vuelto a casa. Solo queda pensar que todo irá bien.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil