jueves, 25 de mayo de 2017 20:19
Opinión

EL PP Y PODEMOS ACUERDAN UNIRSE

Ramiro Grau
Ramiro Grau
Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

RajoyIglesia


Este fin de semana se han celebrado los congresos del PP y Podemos, y ambos serán muy similares. Al fin y al cabo, los dos partidos se necesitan, se retroalimentan, y no son tan distintos como parece…


El PP está en el poder gracias a Podemos, y Podemos es el líder de la oposición gracias al apoyo mediático del PP, y a su campaña electoral basada en un eslogan claro y sencillo: "¡Que vienen los rojos!".


Muchos españoles han votado a lo malo, el PP, para no caer en lo peor, Podemos. ¿O es al revés…? Y no hablo de ese PSOE totalmente dividido, que al paso que va pronto será una fuerza residual, o de la marca blanca del PP, llamada Ciudadanos, pues no vale la pena.


Hoy por hoy, ambos partidos no son nada. Son, simplemente, el acompañamiento coreográfico del PP y de Podemos, el gobierno y la oposición.


Dos partidos totalitarios, por eso digo que no son tan diferentes, que confían en que la solución de nuestros males venga del Estado, o más bien del Gobierno, sin darse cuenta de que el gobierno no es la solución, sino que es el principal problema que tenemos los españoles.


Un país con:


  • - 18 gobiernos, el central y los 17 autonómicos (excluyendo Ceuta y Melilla, que también son ciudades autónomas).
  • - 19 parlamentos (el Congreso y el Senado y los 17 regionales).
  • - 38 diputaciones provinciales, que no sirven para nada, pero dan de comer a más de 60.000 personas, la mayoría enchufadas por los partidos políticos.
  • - 8.000 ayuntamientos (Alemania, con el doble de población, tiene 2.000).
  • - 2.500 empresas públicas, que se dice pronto, en su práctica totalidad ruinosas y deficitarias (pero no pasa nada; las mantenemos entre todos, a base de impuestos).
  • - 500.000 políticos profesionalizados, que lo primero que hacen es ponerse el sueldo más alto del organismo que dirigen o en donde asientan sus posaderas, pues sino "se resentiría su dignidad". Y evidentemente, tienen mucha… indignidad). La mayoría no saben hacer una o con un canuto, dicho sea de paso, y salvo honrosas excepciones.
  • - 3.500.00 empleados públicos, entre funcionarios, laborales, interinos, contratados temporales, personal eventual y de confianza, asesores, etc.


¿De verdad alguien en su sano juicio puede creer que esta estructura mastodóntica pueda ser la solución, y no el problema…?


Ambos partidos se basan en el populismo y la demagogia, es decir en la mentira y en la falsedad. Desde los que tienen el cinismo de decir que no hay problema con las pensiones, cuando el sistema está quebrado, pasando por aquellos que piden una "renta universal" para todo el mundo, sin explicarnos, eso sí, de dónde piensan sacar el dinero para pagarla… (evidentemente echando mano a nuestros bolsillos, faltaría más). El único problema es que ya estamos tan ordeñados que la vaca no da para más.


Los dos tienen líderes, uno sin carisma alguno, similar a un alcornoque, y que me perdonen los alcornoques, y el otro más listo que el hambre, y un auténtico hideputa, que lo único que siente es no poder liquidar materialmente, es decir, de verdad, a todos sus enemigos del partido… Los demás son simples adversarios u oponentes políticos, pero a esos también los liquidará en cuanto pueda.


El uno se rodea de mujeres, preferiblemente abogadas del estado, sin duda para disimular, y el otro hace diputadas a sus amantes, todo ello dentro de la mejor tradición borbónica española: de la cama al escaño o al titulo nobiliario.


Ambos prefieren dar ayudas, subvenciones, viviendas, etc., a los extranjeros, antes que a los españoles ¡Los españoles que se jodan! Realmente los dos son unos meros mamporreros del "plan Kalergi", y obedecen fielmente las órdenes recibidas. Les va la supervivencia política en ello.


Y, lo que es más importante, a ninguno de los dos le importa una higa el futuro de España (si es que España tiene algún futuro): ellos van a lo suyo, que es permanecer en el poder el máximo tiempo posible, que fuera hace mucho frio.


Los españoles mientras tanto asistimos atónitos a esta "UTE, unión temporal de empresas", que al paso que vamos va a permitir que Rajoy se jubile en La Moncloa, si es que la crisis económica no lo remedia.


¡España para los extranjeros! Y Viva España.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil