sábado, 21 de octubre de 2017 21:41
Economía

La economía del Reino Unido empieza a notar los primeros síntomas del ‘Brexit’

|

Brexit 10


La caídas del crédito al consumo y de la actividad minorista en Reino Unido a comienzos de 2017 son los dos primeros síntomas de la ralentización en el crecimiento que experimentará la economía británica este año como consecuencia de las presiones que genera el 'Brexit', según aprecia la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P).


En un informe, la calificadora de crédito advierte de que la expansión del 2% la economía británica en 2016, la mayor entre los países que conforman el denominado G7, "esconde" que el crédito neto al consumo se ha ralentizado "notablemente" en los meses de diciembre y enero.


En concreto, el crédito neto al consumo se situó en 1.000 millones de libras (1.152 millones de euros) en diciembre y en 1.400 millones de libras (1.612 millones de euros) en enero, "significativamente" por debajo de la media de 1.600 millones de libras (1.843 millones de euros) registrada en los últimos once meses hasta noviembre de 2016.


"En nuestra opinión, esto es una señal de que la fiebre del gasto de los consumidores, que prácticamente fue la que impulsó el crecimiento del PIB en 2016, probablemente ya ha comenzado a enfriarse", considera S&P.


De este modo, el economista 'senior' de S&P Boris Glass considera que, en consonancia con la visión de la agencia de calificación, el crecimiento de la economía de Reino Unido va a "disminuir gradualmente" durante 2017.


Además, S&P señala en su estudio que la media de los últimos tres meses del volumen de ventas minoristas registró su primer descenso desde 2013 en el mes de enero, lo que respalda la opinión de que la actividad se está ralentizando.


A pesar de que las condiciones para la concesión de crédito se vean respaldadas por la política monetaria acomodaticia aplicada por el Banco de Inglaterra (BoE), S&P cree que la intervención del banco central no será capaz de compensar en su totalidad el impacto negativo derivado de la incertidumbre que genera 'Brexit', ni la presión inflacionista sobre la renta de los hogares.


"La demanda de financiación por parte de empresas y hogares de Reino Unido se ha relajado un poco a principios de este año, por lo que creemos que es el primer signo de la ralentización gradual de la economía que esperamos para 2017", apostilló Glass.

relacionada Revés a Theresa May: El Supremo obliga a someter a voto en el Parlamento el comienzo del Brexit

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil