martes, 24 de octubre de 2017 06:07
Deportes

La misma farsa de siempre

|

1489317241 472391 1489335741 noticia normal


El FC Barcelona ha vuelto a decepcionar en la derrota de esta tarde en Riazor ante el Deportivo de La Coruña por 2-1 en el partido correspondiente a la jornada 27 de LaLiga Santander.


La verdad es que el Barça no parecía tener graves problemas en la primera parte. Más allá de las inclemencias del tiempo, y por ende, el dudoso estado del césped, los azulgrana han mantenido el control de la posesión.


Después del sobresfuerzo entre semana para la proeza histórica ante el PSG, ha sido evidente y comprensible ver como los de Luís Enrique han empezado más sosegados más tranquilos, y ya se sabe el peligro que eso tiene este año, sobre todo en la medular.


El problema parecía ser más de finalización. Atacando con tres defensas y cerrando con cuatro, llegaban a tres cuartos de campo pero faltaba el último pase. La sensación ha sido más de dominio que de peligro. Todo lo contrario que el Depor, que lo poco que ha llegado ha sido con efectividad. 


En el 39 Joselu ha empalado un chute cruzado que ha rechazado magníficamente -una vez más- Ter Stegen, y al minuto siguiente, en el 40 ha llegado el gol, de córner, en un mal rechace, un balón muerto que el propio Joselu ha reventado a la red. Así se llegaba al descanso, con la sensación de que el Barça mata cuando quiere, no cuando puede. 


Pues bien, parece que han cambiado la mentalidad en la segunda parte. En el 46, un centro de Denis Suárez ha sido rechazado y recogido por Luís Suárez, que la ha empalado por el palo corto tal como venía para poner el empate.


Con la entrada de Iniesta y Rakitic, el dominio del Barça ha vuelto a ser evidente, al igual que la desesperante falta de resolución al llegar al área gallega, una situación que volvía a dejar al Depor inerte, pero lejos de muerto.


El calco de la primera parte se ha consumado en el 74, en dos córners de los coruñeses con sendo peligro, y el segundo ha terminado en gol de cabeza de Bergantiños, mediocampista de 1.76 de estatura. Eso lo dice todo de cómo se ha defendido el saque de esquina.


La frustrante incapacidad de los azulgrana para resolver ha sido suficiente para que el Depor se lleve la victoria, que podría haber sido más amplia si Ter Stegen no hubiera salvado un mano a mano en el tiempo de descuento. Y a todo esto, Messi, desaparecido.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil