martes, 24 de octubre de 2017 06:07
Politica

El número dos de Barberá pagó 350.000 euros de la campaña del 2007 con billetes de 500

|

Ritabarberaalfonsograu


La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investiga las circunstancias en las que se produjeron supuestas aportaciones por parte de asociaciones, fundaciones y sociedades mercantiles a Laterne Product Council (LPC), la empresa encargada de los eventos de promoción política para la candidatura municipal del PP de València.


Así se desprende de un informe de la UCO, de fecha 17 de enero, dentro de la parte especial secreta de la pieza A, que instruye el juzgado de Instrucción número 18 de València, que investiga el caso Imelsa y su derivado Taula. En este caso se investigan delitos de prevaricación, malversación de caudales, tráfico de influencias, cohecho y blanqueo de capitales. El secreto de las actuaciones de esta pieza, a las que ha tenido acceso Europa Press, ha quedado levantado este lunes.


Según relata la UCO en el informe, la documentación que obra en la denuncia que ha dado lugar a la investigación consiste en documentación económico contable con la gestión de cobros y pagos por parte de la empresa, facturas, órdenes de pagos y listados contables "que parece generarse en el marco de una relación de prestación de servicios entre la citada empresa y el grupo municipal del PP del Ayuntamiento de València con el objeto de la gestión de eventos de promoción política para la candidatura municipal del PP".


En ella se relacionan determinados gastos en los que habría incurrido Laterne por servicios contratados en el marco de ese contrato, "procedentes de asociaciones, fundaciones y terceras empresas", sin que hasta la fecha haya constancia de que el grupo municipal del PP que habría contratado esos servicios realice pago alguno a LPC.


De hecho, señala que en uno de los documentos se detalla un balance general de los gastos asumidos por LPC en la gestión de la campaña electoral y de los pagos recibidos de terceras empresas y fundaciones, estos últimos "son expresados en términos de aportaciones" y se desconoce "si se corresponden con una efectiva relación de prestación de servicios entre empresas".


Asimismo, refleja que se desprende que existe una "amplia correlación" entre los datos oficiales recibidos y los que figuran en la documentación objeto de denuncia. De acuerdo con la UCO, la comprobación inicial "sugiere que la empresa LPC pudo haber recibido fondos de fundaciones, una asociación y terceras empresas para sufragar determinados gastos en los que habría incurrido con motivo de la ejecución de los acordado en el citado contrato de servicios entre dicha empresa y en el que figura Alfonso Grau en representación del grupo municipal del PP de València".


La Guardia Civil cree que esos importes recibidos "parece que habrían sido canalizados a través de LPC y otras empresa vinculadas a esta" por razón de su administrador, y habrían tenido lugar entre 2006 y 2008. Ante la "gravedad" de los hechos, la UCO pide investigar las circunstancias en las que se produjeron estas supuestas aportaciones y los datos y documentos que soporten las relaciones comerciales entre estas personas jurídicas, los organismos vinculados con las administraciones públicas, datos relativos al funcionamiento, organización, financiación y personas responsables.


MODIFICACIÓN DE CONCEPTOS


En otro informe de la UCO, se hace constar el precio del contrato se estipuló en 150.000 euros, y que se habría llevado a cabo con la subcontratación de terceras empresas. En las facturas analizadas, se puede apreciar que los trabajos realizados "guardan relación directa con la campaña electoral de las elecciones del año 2007" y que, en muchos de los casos, "los conceptos fueron modificados para evitar cualquier alusión que guardase relación con la citada campaña".


De la documentación de la gestión de pagos y cobros, en la parte de pagos, se aprecia la mención a "Deuda campaña", por 279.954 euros, a fecha de febrero de 2008, que supera el importe de los 150.000 estipulado en el contrato. Señala el informe que teniendo en cuenta la fecha, "es posible que algunos actos ya se hubiesen pagado, por lo que los costes" de la campaña "podrían ser aún mayores".


En cuanto al de cobros, las cuantías a ingresar varían, aunque son idénticas las empresas, entidades y fundaciones de las que LPC recibiría el dinero.


350.000 EUROS EN BILLETES DE 500


Jesús Gordillo, ex asesor del ex vicealcalde de Valencia Alfonso Grau (PP), declaró a principios del pasado mes de diciembre ante la Guardia Civil, y ratificó posteriormente ante el juez que investiga el caso Imelsa, que cuando trabajaba en Laterne, la empresa de comunicación que organizó la campaña municipal del PP para los comicios de 2007, Grau le entregó en efectivo 350.000 euros en billetes de 500 para pagar las cantidades que empresas subcontratadas exigían por servicios prestados relacionados con actos de campaña, en la que la exalcaldesa Rita Barberá se presentaba a la reelección.


Además, según su declaración como testigo, recibió instrucciones del propio Grau para recoger de Secopsa un cheque bancario por importe de 150.000 euros. Asimismo, relató que, por orden del ex vicealcalde, desde el departamento de administración se giraron facturas a las empresas que habían aportado los 500.000 euros para dar soporte a esa entrada de dinero "y de esa forma ocultar que realmente eran distintas empresas las que asumían el coste de determinados gastos electorales en los que había incurrido el PP".


ERA UN "MANDADO"


Para ello, Grau le entregó los 350.000 euros "en un sobre", cree recordar que en la sede de Laterne, y le dijo que era con el que pagar los gastos electorales. Ni le dijo por qué tenía esa cantidad y ni se lo preguntó, ya que era un "mandado" y entonces consideraba a Grau como "una persona honrada" y confiaba en él. Además, le indicó que debía recibir un cheque de 150.000 euros de Secopsa, que le dio una persona que tenían "de chofer" en la constructora y él puso un sello de Laterne e hizo un garabato.


Gordillo se llevó los 350.000 euros a su casa y pagó a los proveedores durante los días 29 y 30 de abril y 2 de mayo de 2008 "y de esa forma saldar la deuda". Una vez pagados todos, le sobraron 15.000 euros que devolvió a Grau.


Preguntado por qué se le ordenó cobrar el cheque en Secopsa, aseguró que lo desconocía y que lo recibió a nombre de Laterne y usó el dinero para pagar parte de la deuda. También aseguró desconocer el motivo por el que esas empresas realizaron los pagos por los que se les facturó desde Laterne, ya que ellas tenían trato "directo" con Grau. Asimismo, no podía precisar con certeza que todas esas empresas fueran adjudicatarias de contratos municipales, pero cree que Secopsa, SAV, FCC, Luján y Lubasa sí.

relacionada Salen a subasta por segunda vez los coches oficiales de Rita Barberá
relacionada La Guardia Civil busca documentación en otra fundación por presunto blanqueo durante la etapa Barberá
relacionada El Supremo investiga a Rita Barberá por blanqueo de capitales en el PP de Valencia

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil