miércoles, 13 de diciembre de 2017 21:50
Deportes

D10S gana el clásico

|

CH rdBXcAAFuAM 1



El inicio del choque ha sido un arrollo del Madrid al Barça. Luís Enrique ha optado por Paco Alcácer como recambio de Neymar en vez de un centrocampista más, y nada más empezar el partido se ha visto que, a priori, había sido un error.


El Madrid dominaba y encerraba al Barça atrás, que no podía ni sacar el balón en corto o en largo. Los azulgrana, temerosos, dependían de Messi exclusivamente, que solo cuando tocaba el balón había algo de pausa.


Con el paso de los minutos, el partido se ha vuelto más de ida y vuelta. Ambos equipos querían dominar imponiendo sus estilos tan diferentes, y eso ha supuesto sendas ocasiones de gol. Sin embargo, la sensación de peligro era más evidente en los de Zidane, más que nada por el titubeo del Barça en zona de creación, que ha tenido errores muy graves que podrían haber acabado en gol.


Lógicamente, el partido ha tenido que desequilibrarse por culpa de la desastrosa defensa del Barça. En el minuto 28, a la salida de un córner, tras las dudas de la zaga para resolver, Casemiro ha empujado el previo remate de Ramos y ha puesto el 1-0 para los locales.


Y lógicamente, el partido solo ha podido empatarlo Messi, el único con capacidad de ser devastador en todos los partidos, en todo momento. El argentino se ha marcado un auténtico jugador, driblando a Modric y Carvajal y ha puesto el 1-1 en el minuto 33.


El partido ha llegado al descanso con el empate, con un tanteo final de ambos equipos que no ha cuajado ni para uno ni para otros. Ter Stegen, el segundo mejor jugador del Barça detrás de Messi. Con eso quedan muchas cosas dichas.


Y la segunda parte ha afianzado la afirmación anterior. Ter Stegen, absoluto salvador del Barça en el inicio del segundo período, con varias intervenciones de mucho mérito. El partido era de ida y vuelta, pero el Madrid llegaba con mucha más pegada. Ha vuelto a salir asustado el Barça.


Curioso el parecido con la primera parte. El primer asalto, para el Madrid; el segundo, para el Barça, que después del inicio timorato, se ha envalentonado y ha ido para arriba, lo que ha dado un toque loco al partido, que se ha descontrolado y se ha puesto para cualquiera.


Se ha visto un clásico muy raro, muy intenso, pero con muchos errores. El físico no ha sido un factor destacable en ninguno de los dos equipos, y parecía que se turnaban para atacar primero unos y luego otros. Además, lo dicho: muchos errores, muchas imprecisiones. El juego era intenso pero no vistoso.


Lo que tenía uno en un área, lo tenía el otro en la otra. Tenía Cristiano una clarísima que acababa en fuera de juego y replicaba Suárez en área contraria con una ocasión fallada clarísima. El partido podría ir perfectamente 3-3 en el minuto 60.


Quién lo iba a decir. El 1-2 lo ha puesto Rakitic, que estaba horroroso. Pues ha cazado un zambombazo con la izquierda a media altura inapelable que ha avanzado a los azulgrana en el minuto 73. Las cosas se le han puesto feas al Madrid, no solo por el gol, sino por la entrada de Ramos a Messi que ha supuesto la expulsión del camero y la pérdida de un jugador del Madrid.


La sinvergonzonería que lleva acompañando a los azulgrana toda la temporada ha vuelto a aparecer cuando menos se necesitaba. En los instantes finales, con uno menos, James ha empatado el partido en un centro de Marcelo. 


Pero solo podía pasar una cosa: Messi. En el 92, justo antes del final, Messi ha puesto el 2-3 y ha puesto la liga en un suspiro cuando nadie lo esperaba.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil