martes, 12 de diciembre de 2017 03:28
Editorial

¿Y SI EN FRANCIA FRACASA EL PACTO REPUBLICANO?

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Emmanuel macron


Emmanuel Macron es el nombre con el que los medios de comunicación encabezan todas sus informaciones en este lunes de finales de abril. Un ex ministro socialista que abandonó, el que era el partido de gobierno en Francia, para presentarse a las elecciones, se ha convertido en la esperanza europeísta de Bruselas al ganar, por una minoría mayoritaria suficiente para ir a la segunda vuelta, las elecciones en nuestro vecino país.


Marine Le Pen es la otra "triunfadora" de la jornada que espera en la segunda vuelta que los votos de los minoritarios Jean Lasalle, Nicolas Dupont-Aignan o François Asselineau, más eurófobo aún que Le Pen, le den una victoria sorpresa a lo Trump, que los encuestadores no esperan y la mayoría de los partidos hasta ahora mayoritarios tampoco.


Dicen, los que saben de estas cosas, que Macron es un proyecto póstumo del President Hollande que, como Mitterrand, quiere perpetuarse en el poder dejando al frente de la República a un muy joven candidato del socialismo más heterodoxo y europeísta, algo que muchos también han calificado de error histórico y riesgo innecesario para los intereses de los franceses.


Si las legislativas, a su vez, confirman el hundimiento definitivo de las dos grandes fuerzas hegemónicas en Francia, a Macron le espera una travesía política llena de incertidumbres, ya que detrás de su muy acusada personalidad política, existe un vacío de poder, que hasta ahora ocupaban los dos grandes partidos, que se han desgajado como en Italia en múltiples pedazos ideológicos que colocan a la República en un dilema realmente histórico.


No obstante eso es futuro aun muy lejano para los votantes, ya que lo más inmediato es donde se ventila prácticamente "la mayor". Elegir un Presidente apoyado por todos los caídos en desgracia electoral, ejecutando así lo que se llama el pacto republicano, o por lo contrario, dar la espalda al mismo, y dejarse seducir por la "populista" Marine Le Pen, como ya hicieron los norteamericanos con Donald Trump en contra de todos los pronósticos.


Todo el mundo político y empresarial espera que tal cosa no suceda. Pero, la verdad, es que nadie se atreve a poner la mano en el fuego por un candidato que, hasta hace poco, era un desconocido y además ministro de un departamento bastante zarandeado por la muy cabreada clase media y aun mucho más, por todos aquellos franceses que tienen miedo a lo que están viendo en sus calles con los atentados yihadistas, cuyo reflejo social, tan bien sabe aprovechar la ultraderecha de Le Pen.


Por eso la pregunta que hoy nos hacemos es muy simple y al mismo tiempo terrible: ¿Y si en Francia fracasa el pacto republicano, nos acercamos, tal vez, al fin de la Quinta República? 


Artículo publicado originalmente en Catalunyapress

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil