miércoles, 13 de diciembre de 2017 16:12
Politica

La Eurocámara insta al Gobierno a aclarar si Garoña es segura para reabrirla

|

Garona

La Comisión de Peticiones de la Eurocámara enviará una carta al Gobierno español para saber si la central nuclear de Garoña cumple "todos los criterios de seguridad nuclear" para poder reabrir.


Y lo hace después de que la Comisión Europea haya confirmado que no ha recibido "ninguna notificación sobre ninguna inversión prevista" para las mejoras exigidas en el caso de que se reabra y se prolongue su vida útil.


Así lo ha anunciado la presidenta de la Comisión de Peticiones, la eurodiputada liberal sueca Cecilia Wikström, tras discutir la petición del alcalde de Valle de Zamanas, Juan José Asensio, para pedirle "al Gobierno español que no reabran la central de Santa María de Garoña", "una central obsoleta", "parada desde diciembre de 2012" y cuyo ciclo vital finalizó "hace seis años", tras cumplir "sobradamente su cometido" y que se debía haber desmantelado "por mandato gubernamental".


El alcalde de Valle de Zamanas ha defendido que la planta de Nucleanor --conocida como 'la central de las mil grietas'-- "es una central peligrosa" de tiene que cerrarse "para siempre" a fin de "salvaguardar la seguridad de las personas" de la zona.


Una protesta que ha hecho tras recordar que se han notificado 136 incidentes en una planta que "arrastra desde hace 30 años fallos estructurales de diseño" en la vasija del reactor, que "incumple" los parámetros "mínimos" de seguridad.


Además, ha dejado claro que su reapertura no se justifica porque no hay "ningún problema" de abastecimiento eléctrico en España y representa menos del 1% de la electricidad. "No es necesario reconectarla a la red", ha defendido, al tiempo que ha instado al Gobierno "que deje de multar por usar la energía solar". "Sólo ayuda a las cuentas de beneficios de las energéticas", ha criticado.


RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS MIEMBRO


El experto jurídico de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, Andrei Ionut Florea, ha dejado claro que la decisión para operar o no las plantas nucleares compete a los Estados miembro dado que "la primera responsabilidad de la seguridad nuclear es de los operadores bajo la supervisión de las autoridades nacionales competentes reguladoras".


Eso sí, ha recordado que si España tomará una decisión para reabrir "a largo plazo" la central de Garoña "todas las mejoras de seguridad necesarias tendrán que ser implementadas" en virtud de la normativa europea y ha dejado claro que "hasta la fecha la Comisión no ha recibido" un plan de inversiones para Garona, que deberán notificarse.


"Tiene que cumplir todos los criterios de seguridad nuclear que fija el Tratado Euratom", pero también la "obligación" de "mejoras de seguridad" introducidas en 2016, entre ellas revisiones periódicas al menos cada diez años, ha explicado. "Esta obligación también se aplica a Garoña", ha remachado el experto comunitario.


La eurodiputada de Izquierda Unida, Ángela Vallina, ha alertado de que "la situación en la central de Garoña es verdaderamente alarmante" porque se ha excedido su vida útil, recordando su forma y composición "similar" a un reactor de la Central de Fukushima y ha reclamado que la Comisión de Peticiones envíe una carta a las autoridades españolas "pidiendo que informen sobre el estado de seguridad de la central" porque las medidas se deben tomar "antes" de que "lleguen los problemas".


"La prórroga significa una chapuza del Gobierno", ha avisado, dejando claro que su cierre "no supone un problema para el abastecimiento energético" de España.


Su colega, Marina Albiol, ha asegurado que la reapertura de la central "no son rumores" dado el dictamen "favorable" del 8 de febrero del Consejo Nacional de Seguridad Nuclear para la reapertura de Garoña y ha alertado del "precedente" de avalar una central nuclear hasta los 60 años de vida y sin "una revisión integral cada diez años" sino a los 14.


"Estamos hablando de una revisión para el año 2031", ha alertado, denunciando que las centrales se han construido para 25 años, se han alertado hasta los 40 y ahora se quiere extender hasta los 60 años a pesar del "peligro" para los ciudadanos y ha instado a la Comisión Europea a realizar "un estudio de todas las centrales nucleares de más de 40 años en toda Europa" para ver sus condiciones de seguridad.


CIERRE DEFINITIVO


El eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, ha apoyado el cierre "definitivo" de Garoña y ha rechazado que el Gobierno alargue su vida por criterios "puramente políticos" y "no de seguridad ciudadana y ecológica" como precedente para "dejar abiertas otras centrales al final de su vida útil" y ha recordado que según Iberdrola "Garoña no es rentable"; "España ya sobreproduce electricidad" y hay que apostar por las energías limpias.


Además, ha considerado "bastante grave" que España no haya notificado los planes de inversión en la central ni el dictamen del Consejo de Seguridad Nuclear y ha apoyado el envío de la carta al Gobierno español para "tener toda la información en torno a Garoña" y que la Comisión estudie la seguridad de las centrales en Europa que han superado su vida útil.


El eurodiputado de Podemos, Xabier Benito, ha denunciado que con "este permiso" para reabrir "la tercera central nuclear más antigua de Europa" en su opinión "se está vulnerando la legislación europea" porque las medidas de seguridad exigidas "no se han instalado aún".


Y ha considerado "legítimo pedir que la Comisión Europea estudie esto y que actúe ante esta situación de atropello a la legislación" teniendo en cuenta el "riesgo alto" para la población "sólo por el 1% de la electricidad en España" que generaba la planta, al tiempo que ha incidido también en que España exporta electricidad.


El eurodiputado del PP, Agustín Díaz de Mera, ha reclamado archivar la petición porque el peticionario "no presenta pruebas de ningún incumplimiento" de la legislación europea y ha explicado que en caso de el Gobierno decida reabrir la central "tendrá que comunicar mejoras de seguridad realizadas" pero "sólo si son de cierta entidad y sobrepasan ciertos umbrales".


Asimismo, ha rebatido que España sí tiene "déficit energético" para defender la central de Garoña. "Compramos el 80% de la energía que necesitamos", ha incidido.


CARTA AL GOBIERNO


La presidenta de la Comisión de Peticiones ha anunciado al término del debate que se mantendrá abierta la petición y se enviará una carta al Gobierno español para pedirle "información precisa" y "rápida" para "saber si todos los criterios de seguridad nuclear" que exige el Tratado Euratom se cumplen en el caso de Garoña


Y esto teniendo en cuenta que la Comisión no ha recibido "ninguna notificación sobre ninguna inversión prevista para volver a poner en servicio la planta de Garoña". "Tenemos que saber si esto es verdad o no", ha concluido.


Hay que recordar que el pasado 31 de marzo, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, aseguraba que la central nuclear de Santa María de Garoña “no es viable económicamente".


Por eso, como publicó Pressdigital, pidió a Endesa --socio en la sociedad Nuclenor, propietaria de la planta-- que desistiera de su explotación.


Por su parte, la Asociación Profesional de Técnicos en Seguridad Nuclear y Protección Radiológica (ASTECSN) denunció que en el Consejo de Seguridad Nuclear se estaban imponiendo "represalias” hacia los técnicos y especialistas, con el fin de promover una "desregulación encubierta" que facilite la reapertura de Garoña.

relacionada El presidente de Iberdrola afirma que Garoña "no es viable económicamente"
relacionada ​Técnicos nucleares denuncian "represalias" para favorecer la reapertura de Garoña

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil