lunes, 25 de septiembre de 2017 10:05
Sociedad

​"La CAM no era lo peor de lo peor", dice el exdirector de la entidad

|

CAMcupuladirectivosconsejerosLa cúpula de la CAM, en el banquillo.


El que fuera director general de la CAM entre 2001 y 2011, Roberto López Abad, ha respondido este martes que la entidad "no era lo peor de lo peor" como insinuó el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez aunque ha asegurado que la auditora KPMG admitió las cuentas de 2010 y 2011 y las admitió "sin salvedad".


El exdirectivo ha defendido la solvencia de la entidad alicantina en el marco de la causa que sigue la Audiencia Nacional contra él y otros siete altos cargos por falsear presuntamente las cuentas. "Nunca se modificaron, para nada", ha precisado a preguntas de su abogado Javier Boix y ha tildado de "ridículo" que se le acuse de dar instrucciones para variar los estados financieros ya que bajo su dirección, ha precisado, se redujeron las retribuciones.


"ENTRABAN EN MI DESPACHO CUANO QUERÍAN"


López Abad ha dicho que la auditora KPMG,que llevaba trabajando con la caja 19 años, "auditó las cuentas" y las admitió "sin salvedad". "Ellos tenían acceso a todo, entraban en mi despacho las veces que querían y cuando firmaban un informe era la mejor garantía de que la caja estaba bien", ha respondido a preguntas del Ministerio Público que pide para él siete años y medio de cárcel por delitos de falsedad de cuentas, estafa y apropiación indebida.


La Fiscalía le acusa junto a otros siete exdirectivos de maquillar los estados para, por un lado, poder integrar el Sistema Institucional de Protección (SIP) con otras tres cajas, y, por otro, adjudicarse una serie de complementos retributivos que le costaron a la CAM 20 millones de euros. Añade además que presentaron a las autoridades financieras beneficios de 38,9 millones pese a que tres meses después las cuentas arrojaban pérdidas de 1.136 millones de euros.


El supervisor intervino el 23 de julio de 2011 la entidad en uno de los rescates más costosos de la banca en España, de unos 2.800 millones de euros, y la adjudicó al Banco Sabadell por el precio simbólico de un euro, según recoge el Ministerio Público en su escrito de acusación.


FIRMABA DOCUMENTOS SIN MIRAR


Por su parte, el expresidente de la CAM Modesto Crespo ha defendido este martes en la vista oral que "nadie" le informó de que tenía problemas de solvencia sino que incluso una semana antes de la intervención de la caja en 2011 "las noticias eran positivas".


"Yo desconocía los procedimientos internos", ha dicho el expresidente de la entidad alicantina a preguntas del fiscal del caso Luis Rodríguez Sol, a quien le ha precisado que las cuentas aprobadas en 2010 y 2010 eran "positivas", salieron adelante "por unanimidad" del consejo de administración y venían respaldadas por el informe favorable de la auditora KPMG.


Hasta en cinco ocasiones ha rechazado conocer el contenido de documentos que firmó -como actas del consejo de administración-- porque carecía de conocimientos para ello y porque tenía "absoluta confianza" en los directores Roberto López Abad y su adjunta Dolores Amorós, ambos encausados.

relacionada Juzgan a partir de este lunes a la antigua cúpula de la CAM

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil