jueves, 21 de septiembre de 2017 07:09
Economía

Las acciones de Banco Popular se hunden ante los rumores sobre su delicada situación

|

Emiliosarachopresidentedebancopopular


Las acciones de Banco Popular se dejaban entorno a un 18% a las 11:50 horas la sesión de este jueves en Madrid tras la incertidumbre que ha desatado en los mercados ciertas informaciones que apuntan a que la entidad presidida por Emilio Saracho se encuentra en una situación delicada y está siendo monitorizada tanto por el Mecanismo Europeo de Resolución (MUR) como por el Fondo Monetario Internacional (FMI).


En concreto, los títulos de Banco Popular cotizaban en el entorno de los 0,49 euros a las 11:50 horas, lo que implica una depreciación del 18% en la jornada y supone el registro de nuevos mínimos históricos en la cotización de la entidad. A este precio la capitalización de Popular se sitúa por debajo de los 2.200 millones de euros.


El desplome se produce después de que Reuters publicase este miércoles que las autoridades comunitarias habían advertido de que Popular podría ser intervenido si no se alcanza un acuerdo de venta. 


De hecho, la agencia británica afirma citando a funcionarios de la Unión Europea (UE) que la presidenta del MUR, Elke König, habría emitido una "alerta temprara" sobre el banco.


No obstante, el MUR emitió un comunicado precisando que no realiza comentarios sobre ningún banco "específico" y señaló que "no confirmaba" las declaraciones realizadas por König.


PREOCUPACIÓN POR LOS 'TEST DE ESTRÉS'


Asimismo, el diario digital Vozpópuli publica este jueves que el Fondo Monetario Internacional (FMI) habría detectado que Popular no ha superado los 'test de estrés' realizados por la institución en el marco de su Programa de Evaluación del Sector Financiero (FSAP, según sus siglas en inglés).


No obstante, la institución dirigida por Christine Lagarde ha subrayado que dará a conocer "a mediados de julio" las conclusiones preliminares de su análisis sobre el sistema financiero español sin incluir valoraciones individuales de entidades.


Este programa, establecido en 1999, es un análisis integral y profundo del sector financiero de un país, incluyendo una evaluación de la estabilidad y fortaleza financiera.


En este escenario, Popular ha anunciado este jueves la venta de su participación del 48,98% en Targobank a Banque Federative du Credit Mutuel por un importe de 65 millones de euros como parte de su política de desinversiones en participaciones no estratégicas.


No obstante, la entidad liderada por Saracho ha asegurado que dicho precio no supone un impacto relevante ni en sus resultados ni en sus niveles de capital.


JuntadeaccionistasdeBancoPopular


"CONFLICTO DE INTERESES" AL CONTRATAR POPULAR A JP MORGAN


Por su parte, la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) ha transmitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el presidente de Popular, Emilio Saracho, así como JP Morgan y el propio banco español habrían incurrido en un "flagrante conflicto de intereses" al haber contratado la entidad al banco de inversión para asesorarle en su proceso de venta.


Los minoritarios han explicado en una carta remitida al supervisor que Saracho "podría haber cobrado ya las cantidades pactadas en su relación contractual con JP Morgan, después de que esta entidad hubiera sido la elegida para asesorar en la venta de Banco Popular, a cambio de unas sustanciosas comisiones como las que habiualmente se pactan para estas operaciones".


En opinión de la asociación, que no ha llegado a presentar una denuncia contra la entidad, esta situación supone que ambas entidades y el presidente de Popular incurrieron en un "flagrante conflicto de intereses".


La asociación señala en la misiva que recibió "con grave preocupaciónlas noticias publicadas en relación con el proceso abierto para buscar un comprador para el banco y, concretamente, las que hacían referencia a que el banco seleccionado para dirigir el proceso era JP Morgan, donde Saracho trabajaba previamente a su elección como presidente de Popular.


Según indica Aemec, Saracho tenía derechos acumulados en materia de pensiones por un "importe elevado" que no podía mantener si trabajaba para otra entidad financiera, si bien Popular no se consideraba competidor del banco de inversión, por lo que pudo mantener esos derechos.


A través de esta carta, dirigida al supervisor con copia a su presidente, Sebastián Albella, y al director general de Mercados, Rodrigo Buenaventura, Aemec pone en conocimiento de la CNMV estos hechos y le solicita que los tenga en cuenta en su investigaciones de las "posibles conductas infractoras y sancionables" relacionadas con Popular.

relacionada El consejo del Banco Popular estudia la venta de la entidad
relacionada Banco Popular continúa su desinversión al deshacerse de su participación en Merlín Properties

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil