viernes, 22 de septiembre de 2017 17:19
Opinión

MACRON Y EL NEOTOTALITARISMO

José Miguel Villarroya
José Miguel Villarroya

Macron 2


Los últimos procesos electorales en Francia deben mirarse de forma especial, y analizar sus resultados pensando en que pueden ser un laboratorio de pruebas, para llevar más allá de sus fronteras los resultados de las mismas.


El país galo, a pesar de no ser ya lo que era, sigue siendo en el imaginario popular europeo el país donde se iniciaron las libertades públicas que conocemos hoy en día, y por lo tanto precursor y exportador de reformas en un sistema económico y social que hace aguas para mucha gente.


El fenómeno Macron, de quien se alaba su capacidad de conectar con las necesidades reformistas de buena parte de la población, y por ello superador de la crisis del sistema, aunque sea en su vertiente político-partidista; esconde, en mi opinión, la creación de un nuevo totalitarismo tamizado y justificado, eso sí, por pasar por las urnas.


Macron no aparece de forma espontánea en la arena política, forma parte de una operación para intentar sanear el sistema desde dentro de forma lampedusiana, es decir dar la apariencia de que se están cambiando las cosas, cuando la realidad es que se continúan las mismas políticas neoliberales.


Para conseguir el éxito de la operación, se busca un candidato joven, que parezca "nuevo", además si es guapo y triunfador en la vida mucho mejor, con un discurso vacío de contenidos pero atrayente en las formas, que hable mucho y no diga nada, con palabras y discursos huecos, pero que suenen bien al gran público. A ello se le añade el hundimiento de los partidos tradicionales, y un sistema electoral que permite que a la segunda vuelta pase con LePen, con lo cual victoria presidencial asegurada.


Ocurre lo mismo en las legislativas, pasa su candidato y en general los del Frente Nacional, a ello unimos una abstención record, y se vota a República en Marcha, y mayoría absoluta. Con ello la Operación Gatopardo triunfa, y el sistema feliz por poder continuar sus políticas, instalando en el fondo un sistema neototalitario, bajo el paraguas democrático y reformista.


¿Puede realizarse esta operación en España? Es posible, pero el sistema electoral proporcional español lo hace más difícil; no por ello es imposible. Hay que estar atento a determinados movimientos que veremos en no muy lejanos tiempos.


Artículo publicado originalmente en CatalunyaPress.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil