miércoles, 18 de octubre de 2017 11:33
Opinión

PUIGDEMONT, BAIGET Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Jordi baiget


Las declaraciones del ex-conseller Baiget, en las que manifestaba “la fuerza del Estado provocará que probablemente el Govern no pueda celebrar el referéndum” han contribuido a alimentar el fuego que desde hace ya algún tiempo vive el gobierno de Puigdemont y Junqueras, ya bastante caliente y más después de los resultados de las encuestas publicadas por algunos medios de comunicación en la que el PDeCAT no sale muy bien parado, mientras ERC se consolida  como primera fuerza en votos.


La reacción de la CUP ha sido la de pedir públicamente la dimisión del conseller. Por detrás, ERC y las fuerzas vivas implicadas en el “procès”, a la chita callando también han pedido a Puigdemont un castigo ejemplar que no se ha hecho esperar: Puigdemont cesa fulminantemente a Baiget, en contra de lo que piensa su propio partido, que horas antes y a través de Marta Pascual había dado su apoyo al ahora cesado.


La libertad de expresión que tanto reclaman, debe ser solo para ellos, no en el caso del fulminado, que ha comprobado que esto de tener ideas propias, pensamientos y decir lo que se piensa se paga con la “guillotina” de Puigdemont& Junqueras, este último aspirante a gobernar Catalunya.


El presidente de la Generalitat y el Vicepresidente, quieren que el gobierno sea una piña, -no el clan del piñol que ya ha desaparecido del mapa-, para que el mundo mundial vea la consistencia de todos en las  “urnas sí o sí”. Esta escenificación pública nada tiene que ver con lo que piensan y actúan en privado: si las miradas mataran, estaría una buena parte del gobierno más muerto que vivo.


Las palabras del ex-conseller de Industria -resumiendo las competencias- es la expresión verbal de lo que piensa –pero no se atreven a verbalizar- más de un miembro del gobierno catalán , que no quieren ser imputados -saben de la ilegalidad en la que están incurriendo. Quizás por eso Puigdemont exige que sea colegiada la firma del posible decreto de convocatoria de referéndum para que se pringuen todos - incluso aquellos que no están dispuestos a quedar inhabilitados e irse de vacaciones al hotel de “cinco” estrellas, gratis total. No tienen voluntad de mártires, ni héroes; son de carne y hueso y quieren seguir en la vida política.


Puigdemont que no encabezará ninguna lista en los próximo comicios, pretende arrastrar con él al próximo presidente de la Generalitat -si consigue los votos necesarios- Oriol Junqueras que ya se ve ya en el despacho de la Plaza de Sant Jaume.


Mientras, la CUP exige cada día, ¿hasta dónde?.  ERC no se encuentra cómoda en la situación actual, pero es la gran beneficiada de los escándalos de la antigua CDC que está y seguirá pagando un coste muy alto por todos ellos.


Sospecho que esto no se quedará así, y la lista de ceses o dimisiones solo acaba de empezar. A Puigdemont la “situación “se le está yendo de las manos.


La libertad de expresión, de pensar y de discrepar se castiga con el cese del cargo o borrándolo de la lista si no apoya el referéndum. ¿Esta es la Catalunya moderna, transparente, más europea que nadie? Pues como dice un amigo “ pues va a ser que no, colegas".


PDeCAT

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil