domingo, 19 de noviembre de 2017 07:47
Sociedad

2 años de cárcel por provocar parálisis cerebral a su bebé

|

Ciutat Justicia Valencia


La sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia ha condenado a dos años de cárcel a un padre que provocó parálisis cerebral a un bebé de meses tras zarandearle en varias ocasiones. 


El tribunal le atribuye un delito de lesiones por imprudencia grave e impone asimismo una indemnización de 380.000 euros para el niño.


La sala considera probado que el acusado, natural de Nigeria y de 20 años, se dedicaba al cuidado de su hijo en su domicilio de Valencia mientras la madre atendía a sus ocupaciones profesionales.


El menor nació en 2003 con un índice Apgar de 10/10/10, sin incidencia alguna prenatal o neonatal.


El 18 de marzo de ese año, el bebé precisó de asistencia médica hospitalaria y estuvo hospitalizado tres días por fiebre, sin otro hallazgo significativo.


Sin embargo, según la sala, entre el 21 de marzo y el 12 de abril, el niño fue sometido por su padre a "una o varias sacudidas muy enérgicas", sin ser consciente de que de esta forma podía acabar con la vida de su bebé o causarle lesiones neurológicas muy importantes.


El niño ingresó en el hospital el 12 de abril con una crisis neurológica, hemorragia, fractura craneal y un shock hipovolémico compatible con el denominado 'síndrome del zarandeo'.


Como consecuencia de estas sacudidas, a los 20 meses presentaba parálisis cerebral y retraso del desarrollo motor.


Para la sala, en este caso ha quedado acreditado "más allá de toda duda razonable" que el acusado "golpeó produciéndose de este modo una brusca sacudida del cráneo del bebé, al menos en una ocasión, como consecuencia de no adoptar las más elementales reglas de cuidado a fin de prevenir los golpes en la cabeza (...), no consciente de que de esta forma podía causarle unas lesiones neurológicas muy importantes".


Las pruebas realizadas en el juicio comprenden las declaraciones de los médicos que le atendieron y psicólogos. Su pediatra habitual relató en el juicio que nunca observó nada extraño en los padres ni en el niño y que solo se explicaba lo ocurrido por un "desgraciado accidente".


La madre, por su parte, declaró que su pareja le había relatado dos episodios concretos, uno que el menor se había caído de la cama cuando lo había dejado para vestirlo y otro que se había golpeado con la puerta del cuarto del baño.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil