sábado, 18 de noviembre de 2017 18:21
Editorial

TOCATA Y FUGA DE LOS ONDAS

Manuel Fernando González
Manuel Fernando González

A Coruña, 1952

Josep maria marti

Josep Maria Martí leyendo el Fallo del Jurado en 2016



La Tocata y fuga en re menor BWV 565 de Johann Sebastian Bach es posiblemente una de las piezas más reconocidas de la historia de la música universal.


La tocata y fuga de los Premios Ondas’ es, tal vez, la escapada silenciosa más sorprendente de los tiempos en los que nos ha tocado vivir en el mundo de la comunicación.


Su precipitada huida de Barcelona a Sevilla, casi en la clandestinidad, nos ha dejado perplejos a los que cada año seguíamos los Premios que había creado Radio Barcelona ya en 1954, y que desde entonces era uno de los acontecimientos sociales más importantes de la ciudad, junto a los Premios Planeta, que también han estado a punto de irse, también a Sevilla y, si me lo permiten mis colegas, de los desaparecidos Minutos de Oro, que acogía el Hotel Princesa Sofía y que creara el gran hombre de radio ya fallecido Marcelino Rodríguez de Castro, mi verdadero padre radiofónico.


Lo de los Ondas, a falta de la versión oficial de la SER -que se ha guardado la razón para sus adentros- no asegura, como publica Catalunyapress, que la entrega pueda volver a la ciudad que siempre acogió los premios con calidez y gran afecto; se supone que ha devenido del ‘proceso independentista’ que ha cabreado a tantos empresarios catalanes y no catalanes que se han fugado también del tejido social y productivo de Catalunya, muchos de los cuales son ‘destacados clientes publicitarios’de la empresa que tiene sus sede en la madrileña Gran Vía 32.


En esta edición en la que se había premiado a destacados comunicadores catalanes, se había reservado el Liceo, como en las últimas ediciones, para que la Gala de los premios resultara inolvidable. Todo parecía ir sobre ruedas o, si lo prefieren, a lomos de Pegaso, el caballo alado del Dios Zeus cuando, por sorpresa, se cancelaron las reservas y se comunicó discretamente que los Ondas se iban a entregar en Sevilla.


Si viviera Jose Manuel Lara Hernández posiblemente la cosa tendría sentido si afectara a los Planeta. Pero no, eran los Ondas los que se iban y a toda velocidad.


Me puedo imaginar que al cagón de Josep Crehueras se le habrá quedado ‘cara de pato’ al comprobar cómo los de la radio han tenido más valor que Belmonte y han sabido decirle en tiempo y hora a los del ‘proces’: ¡Hasta aquí hemos llegado!, como sí hubiera hecho -sin lugar a dudas- el patriarca de los Lara tras la freudiana ‘declaración unilateral de Independencia’.


La pérdida para Barcelona de la ceremonia de entrega los Premios Ondas no es una cuestión menor por su relevancia internacional y por su enraizamiento con la ciudad. El que la EAJ 1, o sea, la primera emisora que hizo sonar radio en España se quede sin su emblemática fiesta, significa mucho y malo para el liderazgo de Catalunya en ese medio de comunicación social.


El silencio vergonzante que también han guardado nuestros políticos sobre el asunto dice muy poco de su categoría intelectual y su cultura mediática. No decir nada significa que para los padres actuales de la patria catalana el medio que nació junto a la Radio Ibérica madrileña, allá por el muy lejano 1923 -y que siempre ha acompañado ‘sus hazañas’ y ha vivido con todos los barceloneses tantas emociones y proyectos- les trae al pairo. Algo que a nosotros nos parece públicamente tan reprochable como si se nos fuera el Mobile Congress o no viniera a Barcelona la Agencia Europea del Medicamento.


La SER sabrá lo que se hace, que ya es mayorcita. Pero a los que amamos la radio y le debemos tanto nos gustaba ver la Ceremonia ONDAS en la ciudad en que nació y, sobre todo, nos entristece que los que se encargan de su organización no se despidieran de nosotros con unas palabras de afecto.


Es lo mínimo que se espera de alguien al que siempre has acogido durante tantos años... digo yo.



Artículo publicado originalmente en Catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil