martes, 16 de enero de 2018 20:42
Opinión

SÁENZ DE SANTAMARÍA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital


Soraya sagaro

Cuando las cosas no se hacen bien en política, en la mayoría de los casos, siempre se busca a un culpable que se lleva encima todo el peso de los desaguisados. Esto se hace para acallar las críticas y servir en bandeja la cabeza del político causante de todos los males de un gobierno.


Soraya Sáenz de Santamaría, la vicepresidenta, la “sabionda” del gobierno de Rajoy, como se la conoce, tiene sus días contados en el ejecutivo. Sus meteduras de pata en el tema de Cataluña ha sido tan evidentes, que no solo no ha ayudan al PPC , sino que les ha costado la pérdida de miles de votos y la pérdida de un número muy importante de diputados. Ello ha supuesto que el partido tenga una representación poco significativa en el Parlament. Un varapalo para el partido que gobierna en España. Su gestión en Cataluña ha sido desastrosa como reconocen en privado muchos dirigentes del PP.


Hace más de un año, el 7 de diciembre del 2016, la Vicepresidenta se erigió en interlocutora con el Govern de la Generalitat para limar y reducir las aristas entre ambos. Sus buenas relaciones con el Vicepresidente Junqueras creía que iban  a servirle de mucho. No pasó mucho tiempo para que la cordialidad entre los dos, se volvieran  en discrepancias profundas, dejándose de producir las reuniones mediáticas. Ya no sonreía ninguno de los dos. El distanciamiento entre Junqueras y Sáenz de Santamaría se fue acrecentando. Mientras, la vicepresidenta mantenía reuniones, algunas públicas y otras secretas, con los distintos sectores de la sociedad catalana para conocer sus opiniones de la situación política y explicarles la estrategia de su gobierno.


A lo largo del año, de la “mediación” de Sáenz de Santamaría, como se ha comprobado, su estrategia, política, económica y de comunicación han sido un auténtico fracaso, que se ha traducido, también, en los pésimos resultados electorales de su partido, el PP, en Cataluña. Las críticas internas de sus compañeros de partido y de gobierno han vuelto a poner en el punto de mira, no es la primera vez que sucede, a la Vicepresidenta para la que piden que salga del gobierno, después de la “marcha” de Jorge Moragas a un retiro dorado, como embajador de España en la ONU. La situación de crisis que está viviendo el PP, reclama un cambio importante en el gobierno de Rajoy y en el propio partido. Rajoy que suele ser lento en la toma de decisiones, parece que en esta ocasión, no se tomará demasiado tiempo en hacer cambios porque de no hacerlo, podría peligrar su figura política. Tiene demasiados enemigos dentro y fuera del partido.


La salida para Soraya, que en un principio hizo un buen trabajo a Rajoy, puede ser la de candidata a la alcaldía de Madrid, aunque a ella no le hace mucha gracia, pero no está en condiciones de exigir.


Decía Miguel de Cervantes:“El hacer bien a villanos es echar agua en la mar. La ingratitud es hija de la soberbia.” 

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil