excesos

​LAS FIESTAS DEL CUERPO, QUE NO DEL ALMA

La excusa de las reuniones familiares en estas fechas tan “señaladas”, no es otra cosa que la excusa perfecta para comer, beber, tener fiesta en el trabajo y gastar más de la cuenta.