lunes, 20 de agosto de 2018 05:07
Opinión

​¿CÓMO MONTAR LA REALIDAD?

Miquel Escudero
Miquel Escudero

26th Tokyo International Film Festival  Francis Ford Coppola from The Bring Ring


Casi abandonado el soporte fotoquímico-mecánico y sustituido por el medio electrónico-digital, el director cinematográfico Francis Ford Coppola acaba de publicar una guía para orientarse en el nuevo medio y utilizarlo mejor: El cine en vivo y sus técnicas (Reservoir Books). Refiere unos talleres experimentales (con sus notas de un diario de producción) y expone el concepto de ‘cine en vivo’, abordando sus limitaciones y sus posibles ventajas. El autor de películas como 'La conversación', 'El padrino' o 'Apocalypse Now', cree que cualquier película, en el estilo y forma que sea, puede abordarse como ‘cine en vivo’. Para dirigirlo, hay que ser consciente de que se puede suscitar pánico al emplear obstáculos deliberados, y hacerlo sin avisar. Se llega así a la presencia de momentos de esforzada incomodidad para los actores.


Nacido en 1939, Coppola padeció la polio en 1946, una enfermedad que le llevó a entretenerse de un modo intenso con la televisión; un medio que hubiera podido adelantarse al cine. En la tele, dice, la unidad básica es el evento; en el teatro, la escena; en el cine, la toma. Las tomas narran la historia, y la esencia del cine es el montaje.


Veamos esta reflexión suya, que es una cuestión de principios: “Así como el agua está compuesta de hidrógeno y oxígeno, y la sal de sodio y cloro, siempre he sido de la opinión de que el cine está hecho a partes iguales de dos ingredientes fundamentales: la interpretación y el guión. Estos son los dos aspectos que se examinan, desarrollan y perfeccionan en la sala de ensayo. Poco más hay que hacer allí aparte de poner especial énfasis en esos elementos primordiales”.


Francis Ford Coppola describe su intento fallido de cine vivo con Corazonada, él ve el cine como un nuevo lenguaje en el que las tomas son como frases que se pueden organizar y comparar con toda libertad. Por naturaleza, dice, es una colección de múltiples imágenes y sonidos que se juntan para causar un impacto emocional e intelectual.


Ahora bien, tanto si esas piezas se ensamblan durante meses o años de montaje -como ocurre en una película ‘normal’- como si se sacan del aire a prisa y corriendo -como sucede en el cine en vivo- “la maestría y el efecto que tienen en los espectadores están determinados por la capacidad de sus creadores para hacerlo”. Hagámonos cargo, pues, de la consistencia de nuestros medios de expresión. 



Artículo original publicado en catalunyapress.es

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Condiciones de uso Consejo editorial version mobil