miércoles, 21 de noviembre de 2018 01:34
Sociedad

Crece la preocupación por la capacidad de la biología sintética para crear armas biológicas

|

Virus del u00e9bola


El rápido ascenso de la biología sintética, un campo futurista de la ciencia que busca dominar la maquinaria de la vida, ha elevado el riesgo de una nueva generación de armas biológicas, según un importante informe estadounidense.


Los avances en el área significan que los científicos ahora tienen la capacidad de recrear virus peligrosos desde cero, hacer que las bacterias dañinas sean más mortales y modificar microbios comunes para que produzcan toxinas letales una vez que entran al cuerpo.


Los tres escenarios son escogidos como amenazas de mayor preocupación en una revisión de campo publicada este martes 19 de junio por la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos a petición del Departamento de Defensa. El informe fue comisionado para señalar las formas en que se podría abusar de la poderosa tecnología, y para enfocar las mentes en la mejor manera de prepararse.


Michael Imperiale, presidente del comité del informe y profesor de microbiología e inmunología de la Universidad de Michigan, dice que la revisión sólo usó información no clasificada, por lo que no tiene ninguna evaluación de qué grupos, si los hay, podrían estar buscando nuevas armas biológicas. "No podemos decir qué tan probable es cualquiera de estos escenarios", sostiene. "Pero podemos hablar de lo factibles que son."


Cultivo de bacterias


En el informe, los científicos describen cómo la biología sintética, que proporciona a los investigadores herramientas de precisión para manipular organismos vivos, "mejora y expande" las oportunidades para crear armas biológicas. "A medida que aumenta el poder de la tecnología, hay una necesidad general de examinar de dónde podrían provenir los daños", señala Peter Carr, científico principal del Centro de Biología Sintética del MIT en Cambridge, Massachusetts.


Hace más de 20 años, Eckard Wimmer, genetista de la Universidad Stony Brook de Nueva York, destacó los peligros potenciales de la biología sintética en un estilo dramático cuando recreó el poliovirus en un tubo de ensayo. A principios de este año, un equipo de la Universidad de Alberta construyó un virus infeccioso de la viruela. El virus es un pariente cercano de la viruela, que puede haberse cobrado 500 millones de vidas en el siglo XX. Hoy en día, el código genético de casi cualquier virus de mamíferos se puede encontrar en línea y sintetizar. 


"La tecnología para hacer esto está disponible ahora", advierte Imperiale. "Requiere algo de experiencia, pero es algo relativamente fácil de hacer, y es por eso que encabeza la lista."


Se pueden utilizar otros procedimientos bastante simples para modificar los genes de las bacterias peligrosas y hacerlas resistentes a los antibióticos, de manera que las personas infectadas con ellos sean intratables.


Un arma biológica más exótica podría adoptar la forma de un microbio genéticamente alterado que coloniza el intestino y produce venenos.


"Aunque eso es técnicamente más difícil, es una preocupación porque puede que no se parezca a nada de lo que normalmente se tiene en cuenta en la salud pública", dice Imperiale.


El informe hace un llamamiento al gobierno de EE.UU. para que reconsidere la forma en que lleva a cabo la vigilancia de las enfermedades, de manera que pueda detectar mejor las nuevas armas biológicas, y para que busque formas de reforzar las defensas, por ejemplo, encontrando formas de fabricar y desplegar vacunas mucho más rápidamente. Por cada arma biológica que los científicos consideren, el informe establece obstáculos clave que, una vez superados, harán que las armas sean más factibles.


Una de las armas biológicas que no se considera una amenaza inmediata es un impulso genético que se propaga a través de una población, reescribiendo el ADN humano a medida que avanza. "Es importante reconocer que es fácil tener una idea que suene aterradora, pero es mucho más difícil hacer algo práctico con ella", dice Carr.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil