miércoles, 21 de noviembre de 2018 05:17
Internacional

Fraude multimillonario: 10 millones de botellas de vino español etiquetadas como rosado francés

|

Vino rosado


El verano es la época ideal para abrir una botella de rosado, pero los aficionados al vino francés tendrán que pensárselo dos veces después de que se han descubierto millones de botellas de supuesto rosé francés que en realidad estaban llenas de vino barato español.


La agencia francesa de fraudes al consumidor confirmó este lunes 9 de julio que 70.000 hectolitros -el equivalente a 10 millones de botellas- de rosado español fueron etiquetados falsamente como cosechas francesas por cientos de productores en 2016 y 2017.


Según el diario francés 'Le Parisien', que fue el primero en comunicar los resultados, el rosado español se vendía entonces a granel por sólo 0,34 euros el litro, frente a entre 0,75 y 0,90 euros el rosado francés.


"Fuimos alertados sobre la 'Frenchificación' del vino español a finales de 2015", señala Alexandre Chevallier, de la agencia de consumidores. "Lanzamos una investigación a todos los niveles, desde productores a importadores, restaurantes y distribuidores."


Hasta el 22% de las empresas sometidas a controles en 2016 y el 15% en 2017 -un total de 743 establecimientos- fueron citados por intentar vender el vino español como francés. Algunas empresas hacían pasar descaradamente el vino por francés, como en el caso de las botellas que mostraban dibujos de castillos que parecían franceses pero ficticios, o de vinos vendidos por copa.


Otros eran más sutiles, poniendo "producido en Francia" en el anverso y "vino de la Comunidad Europea" en el reverso, o adornando botellas con símbolos nacionales como el lirio heráldico o una cinta en azul, blanco y rojo.


En Francia, engañar a los bebedores de vino no es poca cosa: los productores podrían enfrentarse a demandas por fraude que conllevan penas de hasta dos años de prisión y multas de 300.000 euros.


Las tensiones entre los viticultores de ambos lados de los Pirineos se han intensificado desde hace tiempo, y los productores franceses acusan a menudo a sus rivales españoles de competencia desleal.


En los últimos años, las protestas francesas han impedido que los camiones españoles traigan su vino al país, con manifestantes vaciando sus cargas en las carreteras.


Los excedentes de producción en España han empujado los precios a la baja, haciendo que los vinos del país sean un mejor negocio para los consumidores y un sustituto tentador para algunos distribuidores franceses.


"Es una cuestión de precio", señala Jérôme Despey, viticultor de la región del sur del Hérault y miembro del sindicato agrícola FNSEA.


Los ministros de agricultura de ambos países se reunieron en París el verano pasado para tratar de poner fin al conflicto, lo que dio lugar a una serie de medidas destinadas a limitar la volatilidad de los precios.


Los incrementos de precios en toda Europa tras la caída de la vendimia relacionada con las condiciones meteorológicas del año pasado también han contribuido a aliviar las tensiones.


"Necesitamos mantener la presión con estas inspecciones para que este tipo de cosas no vuelvan a ocurrir", dice Despey, instando al gobierno a imponer normas de etiquetado más estrictas.


Delphine Gény-Stephann, ministra de Economía de Francia, anunció que había pedido a la agencia de fraudes que "siguiera realizando inspecciones regulares en el sector".


Vino rose

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil