miércoles, 21 de noviembre de 2018 04:48
Opinión

LOS JUECES ALEMANES PONEN EN DUDA A LA JUSTICIA ESPAÑOLA

Carmen P. Flores
Carmen P. Flores
Directora de Pressdigital

Directora de PressDigital

Puigdemont exconsellers ep

Carles Puigdemont y los exconsellers huidos (Europa Press)


La UE lleva tiempo siendo cuestionada por muchas de sus políticas. El trato desigual de que son objeto algunos de los países miembros como Italia, Grecia y España son más que evidentes. El problema de la emigración se ha convertido en uno de las principales cuestiones para estos tres países. Pero parece que esta situación solo afecta a estos tres países y no a toda la UE. La llegada continúan de personas a las costas griegas, -ahora en menor medida por el pago a Turquía -, italianas y españolas es solo un problema para las autoridades de estos países. No es así, es un problema del conjunto de la UE. Lo que sucede es que algunos de los países, pasan del tema. Una cuestión que sigue lastrando la grave situación y a la que hay que poner solución ya: No hay países de primera y de segunda. No se pueden permitir estos agravios.


En los últimos tiempos, con la situación de Catalunya, y más concretamente con los políticos huidos, se ha vuelto a poner de manifiesto que la UE sufre de mala salud.


Bruselas, capital de la UE, primer lugar de residencia de los exconsellers y presidente huidos, ha puesto todas las pegas para que éstos sean extraditados a España para ser juzgados. En Alemania el tema de Puigdemont no ha ido mejor. El tribunal superior del Estado alemán de Schleswig-Holstein (un TSJ regional) ha dicho que solo extraditará al expresidente por malversación de fondos. El resto de los delitos de los que se le acusan no están contemplados, los niega. Este tribunal no debería ser competente, en España no lo sería, para llevar el caso. Se ha excedido en sus competencias con la euroorden sin que nadie haya puesto de manifiesto nada en su contra. ¿Qué está sucediendo en la UE? Esta es una muestra más de que la viabilidad de la misma está en entredicho. ¿Para qué sirve entonces? ¿Para seguir marcando la discriminación que sufren algunos países? ¿Qué va a hacer el gobierno de Pedro Sánchez cuando Alemania niega al poder judicial su capacidad para juzgar y pone en duda la democracia española?


Los jueces regionales alemanes no deben cuestionar al juez Llanera, sino que deben entregar a Puigdemont para que sea juzgado. La competencia de decidir si los delitos de los que se le acusan son ciertos o no es cuestión de los tribunales españoles, no de los alemanes. Es un tema interno de España. Si la situación fuera a la inversa Alemania pondría el grito en el cielo.


Con este panorama, la visión que muchos ciudadanos tienen es la de que España, una vez más, está siendo vejada por un país miembro de la EU, lo que deja en muy mal lugar al Gobierno de Sánchez, antes de Rajoy. O los tratos diferenciales cambian y todos los países además de tener las mismas obligaciones tienen los mismos derechos, o la UE seguirá en ese proceso de declive que inició hace ya algún tiempo. Las voces discrepantes son cada vez más y los euroescépticos van ganando terreno; una cuestión que debería ser altamente preocupante para los dirigentes de la Europa comunitaria. 


O se toman medidas urgentes o el tinglado europeo, como el Titanic, acabará hundiéndose.

COMENTAR


Más opinión
Opinadores
Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil