miércoles, 21 de noviembre de 2018 18:38
Sociedad

​El dinero tiene más peso que los genes para el éxito académico

|

Reciu00e9n graduados


Los hijos menos dotados de padres de altos ingresos se gradúan de la universidad en tasas más altas que los hijos más dotados de padres de bajos ingresos, según una investigación reciente.


La revolución en la genómica, que se está introduciendo en la economía, nos permite decir algo que ya sospechábamos, pero que nunca podríamos confirmar: el dinero supera a los genes.


Utilizando una nueva medida basada en el genoma, los economistas encontraron que las dotaciones genéticas se distribuyen casi por igual entre los niños de familias de bajos y altos ingresos. Pero el éxito no.


Los hijos menos dotados de padres de altos ingresos se gradúan de la universidad en tasas más altas que los hijos más dotados de padres de bajos ingresos.


Primero, considaron a las personas cuyo genoma obtiene puntuaciones en el cuarto superior en un índice genético que los investigadores asociaron con el logro educativo.


Sólo alrededor del 24% de las personas nacidas de padres de bajos ingresos de ese grupo de alto potencial se gradúan de la universidad.


Esto se ve eclipsado por la tasa de graduación universitaria del 63% de personas con resultados genéticos similares que tienen la suerte de haber nacido de padres de altos ingresos.


Contrasta esto con un hallazgo del otro extremo de la escala de puntuación genética: alrededor del 27% de los que obtienen una puntuación en el último cuarto del índice genético, pero que nacen de padres de altos ingresos, se gradúan de la universidad.


Así, los menos dotados para estudiar y de las familias más ricas tienen las mismas probabilidades de graduarse en la universidad que los más dotados de las familias más pobres.


Estudiante africano


La aplicación de la genética a la economía está en su infancia. Las limitaciones abundan. Además, los investigadores se ven obligados a concentrarse en la gente blanca. Los datos genómicos del mundo provienen en su inmensa mayoría de personas de ascendencia europea y las comparaciones genéticas entre razas pueden producir resultados extraños.


Pero ya puede empezar a exponer verdades sobre la economía. Las cifras anteriores provienen de un nuevo estudio de datos económicos basado en el genoma que apunta directamente al corazón de la concepción popular de Estados Unidos -y en realidad casi cualquier país- como una meritocracia.


Born rich graph



"Va en contra de la narración de que existen diferencias genéticas sustanciales entre las personas que nacen en hogares ricos y las que nacen en la pobreza", dice Kevin Thom, economista de la Universidad de Nueva York y autor de un documento de trabajo relacionado publicado recientemente por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas, a 'Independent'.


"Si no se dispone de los recursos familiares, incluso los niños brillantes -los niños dotados por naturaleza- van a tener que enfrentarse a mayores dificultades".


"Su potencial está siendo desperdiciado. Y eso no es bueno para ellos, pero tampoco es bueno para la economía", señala su colaborador, el economista Nicholas Papageorge de Johns Hopkins. "Todas esas personas que no fueron a la universidad y que tenían esos altos puntajes genéticos, ¿podrían haber curado el cáncer?".


El análisis de Thom y Papageorge se basa en los resultados de uno de los mayores estudios sobre el genoma realizados hasta la fecha. Publicado por un equipo separado de una docena de autores en 'Nature Genetics' en julio, es el último resultado de un esfuerzo prolongado y continuo para llevar el análisis genético a las ciencias sociales.


El equipo examinó millones de pares de bases individuales a través de 1,131,881 genomas individuales en busca de evidencia de correlaciones entre genes y años de escolaridad completados. Sintetizaron los hallazgos en una sola puntuación que podemos usar para predecir el logro educativo basado en factores genéticos.


Thom y Papageorge estudiaron el índice del equipo después de que se calculara para una encuesta de jubilación a largo plazo patrocinada por la Administración de la Seguridad Social y el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. Alrededor de 20.000 de los encuestados, nacidos entre 1905 y 1964, proporcionaron su ADN junto con sus respuestas, lo que permitió a los economistas adjuntar puntuaciones genéticas a los logros académicos y económicos de los individuos.


Nacer rico triunfa sobre nacer dotado. Pero ese simple hallazgo se vuelve más interesante a medida que se llega a comprender lo que lo hace único, lo que representa y las importantes formas en que sigue siendo limitado.

COMENTAR


Pressdigital
redaccion@pressdigital.es
Powered by Bigpress
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS. EDITADO POR ORNA COMUNICACIÓN SL
Mapa Web Aviso-legal Cookies Consejo editorial version mobil